Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Ezequiel 43 Ezequiel 45 navigate_next

Ezequiel 44

1 ENTONCES me hizo volver por el camino de la puerta exterior del Santuario que mira hacia el oriente; la cual estaba cerrada. 2 Y Jehová me dijo: Esta puerta estará cerrada, no se abrirá, ni entrará nadie por ella; por cuanto Jehová el Dios de Israel ha entrado por ella; por tanto estará cerrada. 3 En cuanto al príncipe, como príncipe se sentará allí para comer pan de delante de Jehová. Por el pórtico de la puerta entrará, y por el mismo saldrá.

4 En seguida me trajo, por el camino de la puerta del norte, delante de la Casa; y miré, y he aquí que la gloria de Jehová llenaba la Casa de Jehová y caí sobre mi rostro. 5 Y me dijo Jehová: Hijo del hombre, considera bien, y mira con tus ojos, y con tus oídos escucha todo lo que te voy a decir respecto de todos los reglamentos de la Casa de Jehová y todas sus leyes; y considera bien las entradas de la Casa y todas las salidas, del Santuario. 6 Y dirás a la rebelde casa de Israel: Así dice Jehová el Señor: ¡Basta ya de todas vuestras abominaciones, oh casa de Israel; 7 introduciendo vosotros a los hijos de tierra extraña, incircuncisos de corazón e incircuncisos en la carne, a que estén en mi Santuario; profanando mi Casa cuando ofrecéis mi pan, a saber, el sebo y la sangre; y, habéis roto mi pacto, con todas vuestras abominaciones! 8 Pues no habéis hecho la custodia de mis cosas santas; si no que habéis puesto en mi Santuario custodios de mis cosas a vuestro gusto.

9 Así dice Jehová el Señor: Ningún hijo de tierra extraña, incircunciso de corazón e incircunciso en la carne, ha de entrar en mi Santuario, de entre todos los hijos de tierra extraña que haya en medio de los hijos de Israel. 10 Pero en cuanto a los sacerdotes levitas que se alejaron de mí cuando Israel se descaminó, el cual, apartándose de mí se descaminó en pos de sus ídolos, ellos llevarán su iniquidad. 11 Esto empero, serán sirvientes en mi Santuario, designados para distintos encargos junto a las puertas de la Casa, y sirvientes en la Casa; ellos degollarán el holocausto y el sacrificio para el pueblo, y estarán en pie delante de ellos, para servirles: 12 Por cuanto les sirvieron delante de sus ídolos, y se hicieron tropiezo de iniquidad para la casa de Israel, por tanto yo alzo mi mano jurándoles, dice Jehová el Señor, que ellos llevarán su iniquidad, 13 y que no se acercarán a mí para ejercer el oficio de sacerdotes míos, ni para acercarse a ninguna de mis cosas santas, es decir, a las cosas santísimas; sino que llevarán su vituperio y las abominaciones que han cometido. 14 Sin embargo los pondré por guardas en la custodia de la Casa, para toda la obra servil de ella, y para cualquiera cosa que haya que hacer en ella.

15 Pero los sacerdotes levitas, los hijos de Sadoc, que vigilaban en la custodia de mi Santuario cuando los hijos de Israel se descaminaron, apartándose de mí, ellos se acercarán a mí para servirme, y estarán en pie delante de mí para presentarme el sebo y la sangre, dice Jehová el Señor. 16 Ellos entrarán en mi Santuario, y se acercarán a mi mesa para servirme; y guardarán mi encargo.

17 Y será así que cuando entraren por las puertas del atrio de adentro, se vestirán ropas de lino, y no habrá sobre ellos cosa de lana cuando ejercieren su ministerio dentro de las puertas del atrio interior, y en la Casa. 18 Tiaras hermosas de lino llevarán sobre sus cabezas, y calzoncillos de lino traerán sobre sus lomos; no se ceñirán cosa que los haga entrar en sudor. 19 Y cuando salieren al atrio exterior, es decir, al atrio exterior, al pueblo se quitarán sus vestimentas en las cuales hubieren ejercido su ministerio, y las depositarán en las cámaras santas; y se pondrán otros vestidos, no sea que santifiquen al pueblo con sus vestimentas. 20 Y no raerán sus cabezas, ni dejarán crecer el cabello, sino que tan sólo cortarán el pelo de sus cabezas 21 Ni tampoco beberá vino ninguno de los sacerdotes cuando entrare en el atrio interior. 22 No tomarán por mujer viuda ni repudiada; sino que tomarán para sí vírgenes de la estirpe de la casa de Israel, o viuda que sea viuda sacerdote. 23 Y enseñarán a mi pueblo a hacer distinción entre lo santo y lo común, y los harán discernir entre lo inmundo y lo limpio. 24 Y en asuntos de controversia, ellos se levantarán para juzgar; conforme a mis juicios han de juzgar a mi pueblo, también guardarán mis leyes y mis estatutos en cuanto a mis fiestas solemnes, y santificarán mis sábados. 25 Además no se llegarán a ningún muerto para contaminarse; mas por padre, o por madre, o por hijo, o por hija, o por hermano, o por hermana que no haya tenido marido, , podrán contaminarse. 26 Y después que se hubiere purificado el sacerdote, le contarán siete días; 27 y en el día que entrare en el Santuario, al atrio interior, para hacer su ministerio en el Santuario, presentará su ofrenda por el pecado, dice Jehová el Señor.

28 Y habrá para ellos herencia; yo soy su herencia: mas no les daréis posesión en Israel; yo soy su posesión. 29 Ellos comerán la ofrenda vegetal, y la ofrenda por el pecado, y la ofrenda por la culpa; también toda cosa apartada irrevocablemente para Jehová, de ellos será. 30 También lo primero de todos los primeros frutos, y toda la ofrenda alzada de cualquier clase, de todas vuestras ofrendas alzadas, de los sacerdotes será: también daréis al sacerdote lo primero de vuestras harinas, para hacer descansar una bendición sobre tu casa. 31 Ninguna cosa mortecina, ni destrozada por fieras, ora sea de aves, ora de bestias, podrán los sacerdotes comer.

navigate_before Ezequiel 43 Ezequiel 45 navigate_next
arrow_upward Arriba