Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Ezequiel 22 Ezequiel 24 navigate_next

Ezequiel 23

1 Y TUVE revelación de Jehová, que decía: 2 Hijo del hombre, hubo dos mujeres, hijas de una misma madre, 3 las cuales fornicaron en Egipto; en su mocedad fornicaron. Allí fueron apretados sus pechos, y allí estrujadas las tetas de su virginidad. 4 Y sus nombres fueron Ahola, la mayor, y Aholiba su hermana: y vinieron a ser mías, y dieron a luz hijos e hijas. Por lo que hace a sus nombres, Samaria es Ahola, y Jerusalem Aholiba.

5 Y Ahola cometió fornicación, estando en mi poder, y enamoróse de sus amantes, los Asirios, vecinos suyos; 6 vestidos de azul, gobernadores y magistrados, mancebos deseables todos ellos, caballeros que andaban a caballo. 7 Y prostituyóse con ellos, los más escogidos hijos de Asiria todos ellos; y de quienquiera que se enamorase, con todos los ídolos de ellos se contaminaba. 8 Ni tampoco dejó sus fornicaciones traídas de Egipto; porque allí en su mocedad se acostaron con ella, y estrujaron las tetas de su virginidad, y derramaron sobre ella su fornicación. 9 Por tanto yo la entregué en manos de sus amantes, en manos de los hijos de Asiria, de quienes se había enamorado. 10 Éstos descubrieron su desnudez; se llevaron sus hijos y sus hijas, y a ella la mataron a espada; de modo que vino a ser refrán para las mujeres, cuando hubieron ejecutado juicios en ella.

11 Y aunque viese esto su hermana Aholiba, se estragaba en sus impúdicos amores más que ella, y en sus fornicaciones que eran más que las fornicaciones de su hermana. 12 Enamoróse de los hijos de Asiria, vecinos suyos, gobernadores y magistrados, vestidos todos lujosamente, caballeros que andaban a caballo, mancebos deseables todos ellos. 13 Y yo ví que se había amancillado; ambas a dos tomaron un mismo camino. 14 Pero ésta aumentó más sus fornicaciones; y cuando vió unos hombres dibujados en la pared, representaciones de los Caldeos, dibujados de bermellón, 15 ceñidos sus lomos de talabartes, con turbantes de diversos colores sobre sus cabezas, con apariencia de príncipes todos ellos, a estilo de los hijos de Babilonia, de Caldea, tierra de su nacimiento; 16 entonces se enamoró de ellos, luego que los vió; y envió mensajeros a ellos, hasta la Caldea. 17 Así pues se llegaron a ella los Babilonios en su lecho de amores, y la contaminaron con su fornicación. Y cuando fué amancillada por ellos, entonces se desaficionó su alma de ellos. 18 Así ella descubrió sus fornicaciones, y descubrió su desnudez; por lo cual mi alma desaficionóse de ella, a la manera que se había desaficionado mi alma de su hermana. 19 Y ella multiplicó sus fornicaciones, haciendo memoria de los días de su mocedad, cuando fornicaba en la tierra de Egipto, 20 enamorándose de sus concubinarios, cuya carne es como carne de asnos, y su flujo como flujo de caballos. 21 De esta suerte repetiste la execrable lascivia de tu mocedad, cuando estrujaban los Egipcios tus tetas, a causa de los pechos de tu mocedad.

22 Por tanto, oh Aholiba, así dice Jehová el Señor: He aquí que voy a excitar a tus amantes contra ti, de los cuales está desaficionada tu alma; y los traeré contra ti por todos lados; 23 los hijos de Babilonia y todos los Caldeos, Pecod y Soa y Coa, y todos los hijos de Asiria con ellos, mancebos deseables, gobernadores y magistrados todos ellos, príncipes y varones de renombre, montados a caballo todos ellos. 24 Y vendrán contra ti con armas, carros de guerra y carretas, y con asamblea de pueblos; armados de pavés y escudo y morrión, se pondrán contra ti al rededor. Y yo les encargaré el juicio, y ellos te juzgarán conforme a sus leyes. 25 Así pondré mis celos contra ti, de manera que ellos te tratarán con odio furioso; te quitarán la nariz y las orejas, y tu posteridad caerá a cuchillo: se llevarán a tus hijos y a tus hijas, y tu posteridad será consumida a fuego. 26 También te despojarán de tus vestidos, y se llevarán tus hermosas joyas. 27 Y así pondré término a tu execrable lascivia, y a tu fornicación traída de la tierra de Egipto; de modo que no alzarás más tus ojos a los ídolos, y no te acordarás más de Egipto.

28 Porque así dice Jehová el Señor: He aquí que te voy a dar en manos de los que tú aborreces, en manos de aquellos de quienes está desaficionada tu alma; 29 y ellos te tratarán con odio, y quitarán todo el fruto de tu labor, y te dejarán desnuda y descubierta; y así será descubierta la torpeza de tus prostituciones, y de tu execrable lascivia, y de tus fornicaciones. 30 Esto será hecho contigo, por lo mismo que has fornicado con las naciones, y porque te has contaminado con sus ídolos. 31 En el camino de tu hermana has andado, por tanto pondré su copa en tu mano.

32 Así dice Jehová el Señor: De la copa de tu hermana beberás, la cual es honda y ancha; y serás una irrisión y un escarnio, más de lo que puedas soportar. 33 De la borrachera del dolor estarás llena, copa de asombro y de desolación es la copa de tu hermana Samaria. 34 Sí, tú la beberás, y apurarás las heces, y roerás los tiestos de ella, y te despedazarás los pechos; porque yo lo he dicho, dice Jehová el Señor. 35 Por tanto, así dice Jehová el Señor: Por cuanto me has olvidado, y me has echado tras de tus espaldas, por lo mismo carga tú también con tu execrable lascivia y tus fornicaciones.

36 Jehová me dijo además: Hijo del hombre, ¿juzgarás a Ahola y Aholiba, y les harás conocer sus abominaciones? 37 Porque han cometido adulterio, y hay sangre en sus manos; sí, con sus ídolos han cometido adulterio, y aun a sus hijos que habían dado a luz para mí los han hecho pasar a ellos por en medio del fuego, para ser devorados. 38 Todavía más, esto han hecho conmigo: Contaminaron mi Santuario en el día aquel, y profanaron mis días del descanso; 39 porque cuando habían degollado sus hijos en sacrificio a sus ídolos, entonces vinieron a mi Santuario, en el mismo día, para profanarlo; ¡y he aquí que así han hecho en medio de mi Casa! 40 Y además, habéis enviado a traer hombres de lejos; a quienes fué enviado mensajero, y he aquí que vinieron: para los cuales tú te lavaste, te pintaste los ojos, y te adornaste de tus galas; 41 y te sentaste sobre una cama suntuosa, con una mesa preparada delante de ella: sobre la cual habías puesto mi incienso y mi aceite. 42 Luego oyóse el estruendo de numerosa compañía que se solazaba con ella; también con hombres del común del pueblo fueron traídos bebedores desde el desierto; los cuales pusieron brazaletes sobre las manos de las dos, y hermosas coronas sobre sus cabezas.

43 Entonces yo dije respecto de la gastada en adulterios: ¿Ahora acaso todavía cometerán fornicaciones con ella? ¿hasta con ella? 44 En efecto, se llegaron a ella, como se llega a una ramera: así se llegaron a Ahola y Aholiba, mujeres de execrable lascivia. 45 Sin embargo, los hombres justos las juzgarán con el juicio de adúlteras, y con el juicio de mujeres que derraman sangre; porque adúlteras son, y hay sangre en sus manos. 46 Porque así dice Jehová el Señor: Haré subir contra ellas una asamblea, y las entregaré a maltratamiento y a rapiña. 47 Pues aquella asamblea las apedreará, y las tajará con sus espadas: matarán a sus hijos y a sus hijas, y quemarán sus casas a fuego. 48 Así haré cesar tan execrable lascivia de en medio de la tierra; pues todas las mujeres serán escarmentadas, de modo que no harán conforme a vuestra execrable lascivia. 49 Y recompensarán vuestra execrable lascivia sobre vosotras, y llevaréis los pecados de vuestras idolatrías; y conoceréis que yo soy Jehová el Señor.

navigate_before Ezequiel 22 Ezequiel 24 navigate_next
arrow_upward Arriba