Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Ezequiel 36 Ezequiel 38 navigate_next

Ezequiel 37

1 ESTABA sobre mí la mano de Jehová; y él me sacó fuera en Espíritu de Jehová, y me colocó en medio de un valle, el cual estaba lleno de huesos. 2 Y me hizo pasar junto a ellos, todo en derredor; y he aquí que eran muchísimos sobre la haz del valle; y he aquí que estaban muy secos. 3 Y Jehová me dijo: Hijo del hombre, ¿podrán vivir estos huesos? Y respondíle ¡Jehová Señor, tú lo sabes! 4 Luego me dijo: Profetiza sobre estos huesos, y diles: ¡Oh huesos secos, oíd la palabra de Jehová! 5 Así dice Jehová el Señor a estos huesos: He aquí que haré entrar espíritu en vosotros, y viviréis. 6 Y pondré sobre vosotros nervios, y haré crecer sobre vosotros carnes, y os cubriré de piel, y pondré espíritu en vosotros, para que viváis; y conoceréis que yo soy Jehová.

7 Profeticé pues, como me fué mandado; y hubo un ruido mientras yo profetizaba; y luego he aquí una conmoción; y se acercaban los huesos, cada hueso a su hueso correspondiente. 8 Y mirando yo, he aquí que nervios y carnes crecieron sobre ellos, y cubriólos la piel por encima; pero no había en ellos aliento. 9 Entonces me dijo: ¡Profetiza al aliento! ¡profetiza, oh hijo del hombre! y di al aliento: Así dice Jehová el Señor: ¡Ven de los cuatro vientos, oh Aliento, y sopla sobre estos muertos para que vivan! 10 Y profeticé como me había sido mandado; y entró en ellos aliento, y vivieron; y se levantaron y estuvieron sobre sus pies, un ejército sumamente grande.

11 Y me dijo: Hijo del hombre, estos huesos son toda la casa de Israel. He aquí que dicen: ¡Se han secado nuestros huesos, y ha perecido nuestra esperanza; somos enteramente cortados! 12 Por tanto profetiza, y diles: Así dice Jehová el Señor: He aquí que voy a abrir vuestras sepulturas, y os haré subir de vuestras sepulturas, oh pueblo mío, y os traeré a la tierra de Israel. 13 Y conoceréis que yo soy Jehová, cuando haya abierto vuestras sepulturas, y os haya sacado de vuestras sepulturas, oh pueblo mío. 14 Y pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os estableceré en vuestra propia tierra; y conoceréis que yo Jehová lo he dicho y lo he hecho, dice Jehová.

15 Tuve además revelación de Jehová, que decía: 16 Y tú, hijo del hombre, toma para ti un palo, y escribe sobre él: Para Judá, y para los hijos de Israel, compañeros suyos. Luego toma otro palo, y escribe sobre él: Para José, el palo de Efraim, y para toda la casa de Israel, compañeros suyos: 17 y júntalos uno con otro como un solo palo; y se unirán en tu mano. 18 Y cuando te hablaren los hijos de tu pueblo, diciendo: ¿No nos explicarás qué quieres decir con estos palos? 19 diles: Así dice Jehová el Señor: He aquí que voy a tomar el palo de José, que está en mano de Efraim, con las tribus de Israel, compañeros suyos, y lo pondré sobre el otro, es decir sobre el palo de Judá; y los haré un solo palo, y vendrán a ser uno mismo en mi mano. 20 Y los palos en que escribieres estarán en tu mano, delante de sus ojos; 21 y les dirás: Así dice Jehová el Señor: He aquí que voy a tomar a los hijos de Israel de entre las naciones adonde se han ido, y los recogeré de todas partes, y los traeré a su tierra. 22 Y los haré una sola nación en su tierra, sobre las serranías de Israel; y un solo Rey será rey de todos ellos; y nunca más serán dos naciones, ni nunca más estarán divididos en dos reinos; 23 ni se contaminarán más con sus ídolos y con sus cosas detestables, ni con ninguna de sus transgresiones; sino que yo los salvaré de entre todas sus moradas en donde han pecado; y los purificaré: y ellos serán mi pueblo, y yo seré su Dios. 24 Y mi siervo David será Rey sobre ellos; y todos ellos tendrán un solo Pastor; y andarán en mis leyes, y guardarán mis estatutos y los cumplirán. 25 Y habitarán en la tierra que dí a mi siervo Jacob, en donde habitaron vuestros padres; y habitarán en ella así ellos como sus hijos, y los hijos de sus hijos, para siempre; y mi siervo David será Príncipe de ellos para siempre. 26 Y celebraré con ellos un pacto de paz; será un pacto eterno con ellos; y los estableceré, y los multiplicaré, y pondré mi Santuario en medio de ellos para siempre. 27 Y estará mi Habitación con ellos, y yo seré el Dios de ellos, y ellos serán mi pueblo. 28 Y conocerán las naciones que yo soy Jehová, el santificador de Israel, cuando estuviere mi Santuario en medio de ellos para siempre.

navigate_before Ezequiel 36 Ezequiel 38 navigate_next
arrow_upward Arriba