Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Ezequiel 27 Ezequiel 29 navigate_next

Ezequiel 28

1 Y TUVE revelación de Jehová, que decía: 2 Hijo del hombre, di al príncipe de Tiro: Así dice Jehová el Señor: Por lo mismo que se ha engreído tu corazón, y has dicho: Dios soy yo; en el asiento de Dios estoy sentado, en medio de los mares; por tanto te digo que eres hombre y no Dios, aunque has puesto tu corazón como corazón de Dios. 3 ¡He aquí, más sabio eres que Daniel; no hay secreto que puedan esconder de ti! 4 Con tu sabiduría y con tu entendimiento has amontonado riquezas para ti; y has amontonado oro y plata en tus tesorerías. 5 Con tu mucha sabiduría y con tu tráfico has hecho grandes tus riquezas; y se ha engreído tu corazón a causa de tus riquezas.

6 Por tanto, así dice Jehová el Señor: Por cuanto has puesto tu corazón como corazón de Dios, 7 por tanto, he aquí que voy a traer contra ti extraños, los terribles de las naciones; y ellos desenvainarán sus espadas contra tu hermosa sabiduría, y profanarán tu esplendor. 8 Al hoyo te harán descender, y morirás de la muerte de los traspasados, en medio de los mares. 9 ¿Porfiarás en decir: Dios soy yo, en presencia de quien te mata? Mas tú eres hombre y no Dios, en la mano de aquel que te traspasa. 10 Morirás de la muerte de los incircuncisos, por mano de los extraños; porque yo lo he dicho, dice Jehová el Señor.

11 También tuve revelación de Jehová, que decía: 12 Hijo del hombre, entona una endecha sobre el rey de Tiro, y le dirás: Así dice Jehová el Señor: ¡Tú eres el sello de perfección, lleno de sabiduría, y consumado en hermosura! 13 En el Edén, jardín de Dios, estabas; de toda piedra preciosa era tu vestidura: el sardio, el topacio y el diamante, el berilo, el ónice y el jaspe, el zafiro, la esmeralda y el carbunclo, y el oro. Los primores de tus panderos y de tus flautas estuvieron apercibidos para ti; en el día de tu creación. 14 Eras el querubín ungido que cubrías con tus alas; yo te constituí para esto; en el santo monte de Dios estabas; en medio de las piedras de fuego te paseabas. 15 Perfecto eras en tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que la iniquidad fue hallada en ti. 16 A causa de la abundancia de tu tráfico, llenaron tus calles de violencia, y tu has pecado; por tanto yo te degrado, echándote del monte de Dios; y te destruyo, ¡oh querubín que cubres con tus alas! y te echo de en medio de las piedras de fuego. 17 Se te ha engreído el corazón a causa de tu hermosura; has corrompido tu sabiduría con motivo de tu esplendor: por eso, te echo a tierra; te pongo delante de reyes, para que te miren. 18 Por la multitud de tus crímenes, en la iniquidad de tu tráfico, has profanado tus santuarios; por tanto saco fuego de en medio de ti, que te consuma, y te torno en ceniza sobre la tierra, ante los ojos de todos los que te ven. 19 Todos los que te conocían entre los pueblos, quedarán pasmados de ti; serás ruinas, y no existirás más para siempre.

20 Y tuve revelación de Jehová, que decía: 21 Hijo del hombre, pon tu rostro hacia Sidón, y profetiza contra ella; 22 y le dirás: Así dice Jehová el Señor: He aquí que yo estoy contra ti, oh Sidón, y seré glorificado en medio de ti; y conocerán los Sidonios que yo soy Jehová, cuando en ella ejecutare juicios, y me santificare en ella. 23 Porque enviaré contra ella peste, y sangre en sus calles, y los muertos a cuchillo caerán en medio de ella a causa de la espada, que se pondrá contra ella por todos lados; y conocerán que yo soy Jehová. 24 Y nunca más tendrá la casa de Israel zarza que punce ni espino que atormente, de entre todos los que están en sus alrededores; los cuales los han despreciado: y conocerán que yo soy Jehová.

25 Así dice Jehová el Señor: Cuando yo hubiere congregado la casa de Israel de entre los pueblos en donde hayan sido dispersados, y me hubiere santificado en ellos a la vista de las naciones, entonces habitarán en su tierra que dí a mi siervo Jacob; 26 y habitarán confiadamente en ella, y edificarán casas, y plantarán viñas; sí, habitarán confiadamente, cuando yo hubiere ejecutado juicios contra todos aquellos que los desprecian por todos lados: y conocerán que yo soy Jehová.

navigate_before Ezequiel 27 Ezequiel 29 navigate_next
arrow_upward Arriba