Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Deuteronomio 25 Deuteronomio 27 navigate_next

Deuteronomio 26

1 Y SERÁ, que cuando hubieres entrado en la tierra que Jehová tu Dios te da por herencia, y la poseyeres y habitares en ella, 2 que tomarás de las primicias de todos los frutos del suelo, que recogieres de la tierra que Jehová tu Dios te da, y las pondrás en un canasto, e irás al lugar que escogiere Jehová tu Dios, para hacer habitar allí su nombre; 3 y te llegarás al sumo sacerdote que hubiere en aquellos días, y le dirás: Yo declaro hoy a Jehová tu Dios, que he entrado en la tierra que juró Jehová a nuestros padres que nos daría. 4 Entonces tomará el sacerdote el canasto de tu mano, y lo pondrá delante del altar de Jehová tu Dios. 5 En seguida responderás, y dirás en presencia de Jehová tu Dios: Un siro a punto de perecer fué mi padre; el cual, con muy pocos hombres, bajó a Egipto para morar allí temporalmente, y allí vino a ser una nación grande, fuerte y numerosa. 6 Mas nos maltrataron los Egipcios, y nos oprimieron, y nos impusieron dura servidumbre. 7 Entonces clamamos a Jehová, el Dios de nuestros padres; y Jehová oyó nuestra voz, y miró nuestra aflicción y nuestro trabajo y nuestra opresión; 8 y sacónos Jehová de Egipto con mano poderosa, y con brazo extendido, y con terrores estupendos, y con señales, y con maravillas; 9 y nos ha traído a este lugar, y nos ha dado esta tierra, tierra que mana leche y miel. 10 Y ahora, he aquí que traigo las primicias de los frutos del suelo que tú me has dado, oh Jehová. Y las pondrás delante de Jehová tu Dios, y adorarás delante de Jehová tu Dios; 11 y te regocijarás en todo el bien que Jehová tu Dios te hubiere dado a ti y a tu casa, así tú, como el levita y el extranjero que moran en medio de ti.

12 Cuando hubieres acabado de diezmar el total de tus productos en el año tercero, el año del diezmo, entonces lo darás al levita, al extranjero, al huérfano y a la viuda, para que coman dentro de tus puertas, y se sacien; 13 y dirás delante de Jehová tu Dios: He sacado de mi casa todas las cosas santificadas, y también las he dado al levita, al extranjero, al huérfano y a la viuda, conforme a todo lo que me has mandado; no he transgredido tus mandamientos, ni los he olvidado. 14 No he comido de ellas en mi luto, ni he gastado de ellas en inmundicias, ni he dado de ellas para usos funerales. He obedecido la voz de Jehová mi Dios, y he hecho según todo lo que me has mandado. 15 Mira desde la morada de tu santidad, desde el cielo, y bendice a tu pueblo Israel y al suelo que nos has dado, como juraste a nuestros padres, ¡tierra que mana leche y miel!

16 El día de hoy Jehová tu Dios te manda que cumplas estos estatutos y juicios: los guardarás, pues, y cumplirás con todo tu corazón y con toda tu alma. 17 Has declarado solemnemente hoy que Jehová es Dios tuyo, y que andarás en sus caminos, y guardarás sus estatutos y sus mandamientos y sus leyes, y que escucharás su voz. 18 Y Jehová ha declarado solemnemente hoy que tú eres pueblo suyo de exclusiva posesión, como te lo ha prometido, para que guardes todos sus mandamientos, 19 a fin de que él te ensalce sobre todas las naciones que ha hecho, para alabanza y para renombre y para gloria; y a fin de que tú seas un pueblo santo a Jehová tu Dios, como él ha dicho.

navigate_before Deuteronomio 25 Deuteronomio 27 navigate_next
arrow_upward Arriba