Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Deuteronomio 19 Deuteronomio 21 navigate_next

Deuteronomio 20

1 CUANDO salieres a la guerra contra tus enemigos, y vieres caballos y carros, y gente mas numerosa que tú, no has de temerlos; porque Jehová tu Dios es contigo, el mismo que te hizo subir de la tierra de Egipto. 2 Y será que cuando os acerquéis para trabar batalla, se llegará el sacerdote y hablará al pueblo, 3 y le dirá: Oye, oh Israel: vosotros os acercáis hoy para pelear contra vuestros enemigos. No desmaye vuestro corazón; no temáis, ni os alarméis, ni os acobardéis a causa de ellos; 4 porque Jehová vuestro Dios es el que os acompaña para pelear por vosotros contra vuestros enemigos, para salvaros. 5 En seguida, hablarán los oficiales al pueblo, diciendo: ¿Quién es el hombre que ha edificado casa nueva, y no la ha estrenado? Váyase y vuelva a su casa; no sea que muera en la batalla, y otro hombre la estrene. 6 ¿Y quién es el hombre que ha plantado una viña, y no ha gozado todavía de su primer fruto? Váyase y vuelva a su casa; no sea que muera en la batalla, y otro hombre goce su primer fruto. 7 ¿Y quién es el hombre que se ha desposado con mujer, y no la ha tomado? Váyase y vuelva a su casa; no sea que muera en la batalla, y otro hombre la tome. 8 Y tornarán los oficiales a hablar al pueblo, diciendo: ¿Quién es el hombre miedoso y de corazón apocado? Váyase y vuelva a su casa, no sea que el corazón de sus hermanos desmaye así como el corazón suyo. 9 Y será que cuando acaben los oficiales de hablar al pueblo, los jefes de las tropas tomarán el mando al frente del pueblo.

10 Cuando te acercares a alguna ciudad para pelear contra ella, le ofrecerás la paz. 11 Y sucederá que si te respondiere pacíficamente, y te abriere sus puertas, todo el pueblo que se hallare dentro será tributario tuyo y te servirá. 12 Mas si no quisiere tener paz contigo, sino que te hiciere guerra, entonces le pondrás sitio; 13 y al entregarla Jehová tu Dios en tu mano, herirás a todo varón de aquella ciudad a filo de espada: 14 pero las mujeres y los niños, y las bestias, con todo lo que hubiere dentro de la ciudad, todo el despojo de ella, lo saquearás para ti; y comerás del despojo de tus enemigos que te haya entregado Jehová tu Dios. 15 Así harás con todas las ciudades que estén muy lejos de ti, que no sean de las ciudades de estas naciones. 16 Mas de las ciudades de estos pueblos que Jehová tu Dios te da en herencia, no dejarás persona con vida: 17 sino que sin falta los destruirás totalmente, a saber, al Heteo, al Amorreo, al Cananeo, y al Perezeo, al Heveo, y al Jebuseo, como te ha mandado Jehová tu Dios: 18 a fin de que no os enseñen a hacer conforme a todas las abominaciones que ellos practican con sus dioses, de manera que pequéis contra Jehová vuestro Dios.

19 Cuando sitiares alguna ciudad por muchos días, peleando contra ella para tomarla, no destruirás sus árboles, alzando contra ellos el hacha: porque de ellos podrás comer; por tanto no los cortarás, (porque el hombre ha menester el árbol del campo), para servirte de ellos en el sitio. 20 Solamente los árboles que tú sabes que no son árboles de comer, estos podrás destruir cortándolos para construir baluartes contra la ciudad que te hace guerra, hasta que la derribes.

navigate_before Deuteronomio 19 Deuteronomio 21 navigate_next
arrow_upward Arriba