Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Hechos 10 Hechos 12 navigate_next

Hechos 11

Pedro justifica su actitud con los gentiles
Mateo 3:11; Efesios 2:11-221 Pedro 2:10

1 Los apóstoles y los hermanos que estaban en Judea oyeron que también los gentiles habían recibido la palabra de Dios. 2 Y cuando Pedro regresó a Jerusalén, se enfrentaron con él los de la circuncisión, 3 diciendo: Entraste en casa de hombres incircuncisos y comiste con ellos. 4 Pedro comenzó a exponerles el suceso por orden, diciendo: 5 Yo estaba orando en la ciudad de Jope, y vi en éxtasis una visión; un objeto que descendía, como un gran mantel, descolgado del cielo por las cuatro puntas, y vino hasta mí. 6 Al fijar la vista en él, observé y vi cuadrúpedos terrestres, fieras, reptiles y aves del cielo. 7 Oí también una voz que me decía: Pedro, levántate, mata y come. 8 Y dije: De ninguna manera, Señor; porque jamás ha entrado en mi boca cosa inmunda o impura. 9 Pero una voz respondió por segunda vez desde el cielo: Lo que Dios ha limpiado, no lo llames tú impuro. 10 Esto ocurrió tres veces; y de nuevo todo fue subido al cielo. 11 En aquel instante, tres hombres se presentaron en la casa en donde yo estaba, que me eran enviados desde Cesarea. 12 El Espíritu me dijo que les acompañara sin dudar. También estos seis hermanos me acompañaron, y entramos en casa de aquel hombre. 13 Y nos contó cómo vio al ángel de pie en su casa, que le dijo: Envía a Jope, y haz venir a Simón, llamado Pedro; 14 quien te dirá palabras por las cuales serás salvo tú y toda tu casa. 15 Al comenzar yo a hablar, cayó sobre ellos el Espíritu Santo, como también había caído sobre nosotros al principio. 16 Y me acordé de la palabra del Señor, cuando dijo: Juan, en verdad, bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo. 17 Si Dios les concedió también a ellos el mismo don que a nosotros, que hemos creído en el Señor Jesucristo, ¿quién era yo para poder resistir a Dios? 18 Al oír estas cosas, callaron y glorificaron a Dios, diciendo: Así que también a los gentiles ha dado Dios arrepentimiento para vida.

El Evangelio en Antioquía
Los creyentes son llamados cristianos
Romanos 15:25-27; Gálatas 2:1-10; 6:9-10

19 Aquellos que fueron dispersados, desde la persecución provocada por lo de Esteban, llegaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía predicando la palabra, pero solo a los judíos. 20 Pero algunos eran chipriotas y cireneos, que, al llegar a Antioquía, hablaron también a los griegos, publicando la buena nueva del Señor Jesús. 21 La mano del Señor estaba con ellos; una gran multitud creyó y se convirtió al Señor. 22 La noticia de estas cosas llegó a oídos de la iglesia que estaba en Jerusalén, y enviaron a Bernabé hasta Antioquía. 23 Cuando él llegó y vio la gracia de Dios, se alegró y exhortaba a todos a permanecer unidos al Señor con corazón firme; 24 porque era hombre bueno y lleno del Espíritu Santo y de fe. Y una gran multitud fue agregada al Señor. 25 Después se marchó a Tarso para buscar a Saulo; 26 y cuando lo halló, lo condujo a Antioquía. Y sucedió que durante todo un año se reunieron con la iglesia y enseñaron a una multitud considerable; y en Antioquía los discípulos fueron llamados cristianos por primera vez.

La iglesia de Antioquía envía dones a los creyentes de Jerusalén

27 En esos días algunos profetas descendieron de Jerusalén a Antioquía. 28 Uno de ellos, llamado Agabo, se levantó y declaró, por el Espíritu, que iba a haber una gran hambre por todo el mundo habitado, y eso ocurrió en días de Claudio. 29 Entonces los discípulos, cada uno según sus recursos, decidieron enviar auxilio a los hermanos que habitaban en Judea; 30 lo que en efecto hicieron, enviándolo a los ancianos por mano de Bernabé y de Saulo.

navigate_before Hechos 10 Hechos 12 navigate_next
arrow_upward Arriba