Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Salmo 88 Salmo 90 navigate_next

Salmo 89

Maskil de Etán ezrahita.

1 CANTARÉ perpetuamente las misericordias de Jehová; con mi boca daré a conocer tu fidelidad de siglo en siglo. 2 Porque he dicho: La misericordia será para siempre edificada; en los mismos cielos afirmarás tu verdad. 3 Tú dijiste: He hecho pacto con mi escogido, he jurado a David mi siervo: 4 Para siempre estableceré tu linaje, y edificaré de siglo en siglo tu trono. (Pausa.) 5 Y los cielos celebrarán tus maravillas, oh Jehová, y tu fidelidad, en la asamblea de los seres santos. 6 Pues ¿quién en los cielos puede compararse con Jehová? ¿quién podrá asemejarse a Jehová entre los hijos del Poderoso? 7 Dios es muy temible en el consejo privado de los seres santos, e infunde pavor a todos los que asisten en torno de él. 8 Jehová, Dios de los Ejércitos, ¿quién hay poderoso cómo tú, oh Yah? y tu fidelidad está en derredor de ti. 9 Tú dominas la braveza de la mar; cuando se levantan sus ondas, tú las sosiegas. 10 Tú quebrantaste, como herido de muerte, a Egipto; con el brazo de tu poder dispersaste a tus enemigos. 11 Tuyos son los cielos, tuya también la tierra, el mundo y cuanto contiene, tú lo fundaste. 12 El norte y el sur, tú los creaste; Tabor y Hermón se regocijan en tu nombre. 13 Tuyo es el brazo potente; fuerte es tu mano, ensalzada tu diestra. 14 Justicia y juicio son el asiento de tu trono; misericordia y verdad irán delante de tu rostro. 15 ¡Dichoso el pueblo que sabe cantarte alegremente! andarán, oh Jehová, a la luz de tu rostro. 16 En tu nombre se alegrarán todo el día, y en tu justicia serán ensalzados. 17 Porque tú eres la gloria de su fortaleza, y con tu favor nuestro cuerno será ensalzado. 18 Porque Jehová es nuestro escudo, y nuestro Rey es el Santo de Israel. 19 Entonces hablaste en visión a tu piadoso siervo, y dijiste: He encargado el socorro a Uno que es poderoso. he ensalzado a Uno escogido de entre el pueblo. 20 He hallado a David mi siervo; le he ungido con mi santa unción. 21 Mi mano estará presente con él; mi brazo también le fortalecerá. 22 El enemigo no le vejará, ni el hijo de iniquidad le afligirá. 23 Mas yo quebrantaré a sus adversarios delante de él, y heriré a los que le aborrecen. 24 Pero mi fidelidad y mi misericordia estarán con él; y en mi nombre será ensalzado su cuerno. 25 Pondré también su mano sobre el mar, y sobre los ríos su diestra. 26 Él clamaría mí: ¡Mi padre eres tú, mi Dios, y la roca de mi salvación! 27 Yo también le constituiré el Primogénito; más alto que los reyes de la tierra. 28 Sempiternamente guardaré con él mi misericordia; mi pacto con él es seguro. 29 Estableceré también su linaje para siempre, y su trono durará como los días del cielo. 30 Si dejaren sus hijos mi ley, y no anduvieren en mis preceptos; 31 si profanaren mis estatutos, y no guardaren mis mandamientos; 32 entonces yo visitaré su transgresión con la vara, y su iniquidad con azotes: 33 mas no quitaré de él mi misericordia, ni faltaré a mi fidelidad: 34 no profanaré mi pacto, ni mudaré lo que ha salido de mis labios. 35 Una vez he jurado por mi santidad; no mentiré a David: 36 su linaje durará para siempre, y su trono como el sol delante de mí. 37 Será establecido para siempre como la luna, y como testigo fiel en el cielo. (Pausa.) 38 Empero ahora tú has desechado y despreciado; te has airado con tu ungido. 39 Has quebrantado tu pacto de tu siervo; has profanado su corona, echándola a tierra. 40 Has derribado todos sus vallados; has destruído sus fortalezas. 41 Le saquean todos los que pasan por el camino; y ha venido a ser el escarnio de sus vecinos. 42 Has ensalzado la diestra de sus adversarios; has alegrado a todos sus enemigos. 43 Has embotado también el filo de su espada; y no le has hecho estar firme en la batalla. 44 Has empañado su gloria; y has echado por tierra su trono. 45 Has acortado los días de su juventud; y le has cubierto de ignominia. (Pausa.) 46 ¿Hasta cuándo, oh Jehová? ¿te esconderás para siempre? ¿arderá como fuego tu ira? 47 Recuerda cuán breve es mi tiempo: ¿por qué has creado en vano a todos los hijos de los hombres? 48 ¿Cuál es el hombre que vivirá y no verá la muerte? ¿quién librará su alma del poder del sepulcro? (Pausa.) 49 Señor, ¿dónde están tus misericordias antiguas? ¡juraste a David en tu verdad! 50 ¡Acuérdate, oh Señor, del oprobio de tus siervos, oprobio que llevo en mi seno de parte de todas las muchas naciones! 51 ¡Acuérdate de que tus enemigos han afrentado, oh Jehová, de que han afrentado las pisadas de tu ungido! 52 ¡Bendito sea Jehová para siempre! ¡Amén! y ¡Amén!

navigate_before Salmo 88 Salmo 90 navigate_next
arrow_upward Arriba