Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Salmo 16 Salmo 18 navigate_next

Salmo 17

Oración de David.

1 Oración de David.¡OYE, oh Jehová, la justicia! ¡está atento a mi clamor! ¡escucha mi oración, que no sale de labios engañosos! 2 ¡De tu presencia proceda mi sentencia! ¡miren tus ojos la equidad! 3 Tú has probado mi corazón; me has visitado de noche; me has ensayado; nada hallarás; resuelto estoy a que no peque mi boca. 4 En cuanto a las obras humanas, por la palabra de tus labios me he guardado de las sendas del disoluto. 5 Mis pasos se han asido de tus caminos; no resbalan mis pies. 6 Yo te he invocado, porque tú me responderás, oh Dios: inclina hacia mí tu oído, escucha mis palabras. 7 ¡Haz maravillosas tus misericordias, tú que con tu diestra salvas a los que se refugian contigo de los que se levantan contra ellos! 8 ¡Guárdame como a la niña de tu ojo! ¡escóndeme bajo la sombra de tus alas, 9 de la vista de los inicuos que me oprimen, de mis enemigos mortales que me cercan en derredor! 10 Se han envuelto con su misma grosura; hablan arrogantemente con su boca. 11 En nuestros pasos nos han cercado ahora: tienen puestos sus ojos para echarnos por tierra. 12 Son semejantes al león que desea hacer presa, y como leoncillo que se agacha en sus escondrijos. 13 ¡Levántate, oh Jehová! ¡arróstrale, póstrale! ¡libra mi alma del inicuo con tu espada; 14 de los hombres con tu mano, oh Jehová! de los hombres mundanos, cuya porción la tienen en esta vida, y cuyo vientre llenas de tu tesoro. Hartan a sus hijos, y dejan el resto a los chiquitos de éstos. 15 En cuanto a mí, veré tu rostro en justicia: estaré satisfecho, cuando despertare a tu semejanza.

navigate_before Salmo 16 Salmo 18 navigate_next
arrow_upward Arriba