Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Salmo 57 Salmo 59 navigate_next

Salmo 58

Para el Director del canto. A la tonada de ¡No destruyas! Michtam de David.

1 ¿SOIS a la verdad mudos, debiendo de hablar justicia, y juzgar con rectitud, oh hijos de los hombres? 2 Antes, practicáis de corazón iniquidades; a nivel de balanza pesáis la violencia de vuestras manos en la tierra. 3 Los malos están alejados de Dios desde la matriz; luego que nacen se desvían, hablando mentiras. 4 Tienen veneno como veneno de serpiente: cierra el inicuo su oído como áspid sordo, 5 que no oye la voz de los que encantan, ni aun del encantador más diestro en encantamientos. 6 ¡Oh Dios, quebrántales los dientes en su misma boca! ¡rompe, oh Jehová, las muelas de estos leoncillos! 7 ¡Sean disipados como aguas que se van de suyo: cuando uno dispare sus flechas, sean como embotadas! 8 ¡Como el caracol que se deslíe, así vaya cada uno de ellos! ¡como aborto de mujer, no vean ellos el sol! 9 Antes que vuestras ollas de intrigas puedan sentir el fuego de espinos, vivos y en su ira Dios los arrebatará con tempestad. 10 Se alegrará el justo cuando vea la venganza; bañará sus pies en la sangre del inicuo. 11 Y los hombres dirán: ¡Ciertamente hay galardón para el justo! ¡ciertamente hay Dios que juzga en la tierra!

navigate_before Salmo 57 Salmo 59 navigate_next
arrow_upward Arriba