Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Salmo 118 Salmo 120 navigate_next

Salmo 119

1 ALEPH ¡BIENAVENTURADOS los perfectos en el camino, los que andan en la ley de Jehová! 2 ¡Bienaventurados los que guardan sus testimonios, los que le buscan de todo corazón; 3 los que también no hacen iniquidad, pues andan en sus caminos! 4 Tú nos has encomendado tus preceptos, para que sean muy guardados. 5 ¡Ojalá mis caminos sean firmemente establecidos, para guardar tus estatutos! 6 Entonces no seré avergonzado, cuando tenga la mirada fija en todos tus mandamientos. 7 Te alabaré con rectitud de corazón, cuando aprendiere tus justos juicios. 8 Guardaré tus estatutos: no me desampares enteramente. 9 BETH ¿Cómo podrá el joven mantener puro su sendero? cuidando de él conforme a tu palabra. 10 Con todo mi corazón te he buscado; ¡no permitas que me desvíe de tus mandamientos! 11 Dentro de mi corazón he atesorado tu palabra, para no pecar contra ti. 12 ¡Bendito eres, oh Jehová; enséñame tus estatutos! 13 Con mis labios he contado todos los juicios de tu boca. 14 En el camino de tus testimonios me he regocijado, más que en toda suerte de riquezas. 15 Meditaré en tus preceptos, y fijaré mi vista en tus senderos. 16 En tus estatutos me deleitaré; no me olvidaré de tu palabra. 17 GUIMEL ¡Sé bondadoso para con tu siervo! ¡viva yo, y guardaré tu palabra! 18 ¡Abre mis ojos, para que yo vea las maravillas de tu ley! 19 Extranjero soy en la tierra; ¡no encubras de mí tus mandamientos! 20 Mi alma se quebranta con el anhelo que tiene por tus juicios en todo tiempo. 21 Tú has reprendido a los soberbios, los malditos, que se desvían de tus mandamientos. 22 ¡Aparta de mí el oprobio y el desprecio; porque he guardado tus testimonios! 23 Príncipes también se sentaron, y entre sí hablaron contra mí; pero tu siervo meditaba en tus estatutos. 24 También tus testimonios son mis delicias, y mis consejeros. 25 DALETH Mi alma está pegada con el polvo; ¡vivifícame según tu palabra! 26 Te he manifestado mis caminos, y me has respondido; ¡enséñame tus estatutos! 27 ¡Hazme entender el camino de tus preceptos, para que medite en tus maravillas! 28 Mi alma se derrite de tristeza; ¡susténtame conforme a tu palabra! 29 ¡Aleja de mí el camino de mentira, y de tu gracia dame a conocer tu ley! 30 He escogido el camino de la verdad; tengo tus juicios puestos delante de mí. 31 Me he adherido a tus testimonios; ¡no me avergüences, oh Jehová! 32 Correré en el camino de tus mandamientos, cuando me ensanchares el corazón. 33 HE ¡Enséñame, oh Jehová, el camino de tus estatutos: y lo guardaré hasta el fin! 34 ¡Dame entendimiento, y guardaré tu ley; sí, la observaré de todo corazón. 35 ¡Guíame por la senda de tus mandamientos; porque en ella me deleito! 36 ¡Inclina mi corazón a tus testimonios, y no a la codicia! 37 ¡Aparta mis ojos para que no vean la vanidad, y vivifícame en tu camino! 38 ¡Confirma para con tu siervo tu promesa a los que te temen! 39 ¡Aleja de mí el oprobio que temo: porque tus juicios son buenos! 40 He aquí, he codiciado tus preceptos: ¡vivifícame en tu justicia! 41 VAV Así vengan a mí tus misericordias, ¡oh Jehová! es decir, tu salvación, conforme a tu promesa. 42 Entonces daré por respuesta al que me afrenta, que en tu palabra he confiado. 43 Y no quites de mi boca enteramente esta palabra de verdad; porque en tus juicios espero. 44 Así guardaré tu ley continuamente, para siempre jamás. 45 Y andaré con libertad, porque he buscado tus preceptos. 46 Hablaré también de tus testimonios delante de reyes, y no me avergonzaré. 47 Asimismo me deleitaré en tus mandamientos, que ha amado; 48 y alzaré mis manos hacia tus mandamientos, que he amado; y meditaré en tus estatutos. 49 ZAYIN ¡Acuérdate de la palabra para con tu siervo, en la cual me has hecho esperar! 50 Ella es mi consuelo en mi aflicción; porque tu promesa me ha dado vida. 51 Mucho se han mofado de mí los soberbios; mas no me he apartado de tu ley. 52 Me acuerdo, oh Jehová, de tus juicios antiguos, y me he consolado. 53 El horror se ha apoderado de mí, a causa de los inicuos que dejan tu ley. 54 Tus estatutos han sido mis canciones en la casa de mis peregrinaciones. 55 De tu nombre me acuerdo de noche, oh Jehová, y guardo tu ley. 56 Así me sucede, porque he observado tus preceptos. 57 CHETH ¡Jehová es mi porción! he dicho que guardaré tus palabras. 58 He implorado tu favor de todo corazón; ten misericordia de mí conforme a tu promesa. 59 Consideré mis caminos, y volví mis pies a tus testimonios. 60 Apresuréme, y no me retardé en guardar tus mandamientos. 61 Cuadrillas de malvados me han cercado; pero no me he olvidado de tu ley. 62 A media noche me levantaré para alabarte por tus justos juicios. 63 Compañero soy de todos los que te temen, y de los que guardan tus preceptos. 64 Llena está la tierra de tu misericordia, oh Jehová; ¡enséñame tus estatutos! 65 TETH Has sido bondadoso para con tu siervo, oh Jehová, conforme a tu palabra. 66 ¡Enséñame el criterio sano y el saber; porque en tus mandamientos he creído! 67 Antes de ser afligido yo me extraviaba; pero ahora he guardado tu palabra. 68 Bueno eres tú, y bienhechor; ¡enséñame tus estatutos! 69 Los soberbios han forjado mentiras contra mí; mas yo de todo corazón guardaré tus preceptos. 70 El corazón de ellos se ha engrosado como sebo; empero yo hallo mi deleite en tu ley. 71 Bueno es para mí el haber sido afligido, a fin de que aprenda tus estatutos. 72 Mejor es para mí la ley de tu boca, que millares de oro y de plata. 73 YOD Tus manos me hicieron y me formaron; ¡dame entendimiento para que aprenda tus mandamientos! 74 Los que te temen me verán, y se alegrarán; porque en tu palabra he esperado. 75 Yo sé, oh Jehová, que tus juicios son justos, y que en fidelidad me has afligido. 76 ¡Sea, te ruego, tu misericordia para consolarme, conforme a lo que has prometido a tu siervo! 77 ¡Vengan a mí tus misericordias, para que tenga vida; pues que tu ley es mi deleite! 78 ¡Sean avergonzados los soberbios, porque sin causa me han calumniado! mas yo meditaré en tus preceptos. 79 ¡Vuélvanse a mí los que te temen y conocen tus testimonios! 80 ¡Sea mi corazón perfecto en tus estatutos, para que yo no sea avergonzado! 81 KAPH Desfallece mi alma por tu salvación; en tu palabra he esperado. 82 Mis ojos desfallecen por tu promesa, diciendo: ¿Cuándo me consolarás? 83 Porque he venido a ser como odre al humo; pero no he olvidado tus estatutos. 84 ¿Cuántos son los días de tu siervo? ¿cuándo ejecutarás juicio contra los que me persiguen? 85 Los soberbios me han cavado hoyos; hombres que no andan según tu ley. 86 Todos tus mandamientos son fieles; sin causa me persiguen; ¡ayúdame! 87 Casi me han consumido en la tierra; pero no he dejado tus preceptos. 88 ¡Vivifícame conforme a tu misericordia, y guardaré los testimonios de tu boca! 89 LAMED ¡Hasta la eternidad, oh Jehová, tu palabra permanece estable en el cielo! 90 De generación en generación dura tu fidelidad: tú estableciste la tierra, y ella subsiste aún. 91 Por tu ordenación tus obras persisten hasta el día de hoy; porque todo lo que existe son siervos tuyos. 92 Si tu ley no hubiese sido mis delicias, ya ha mucho que hubiera perecido en mi aflicción. 93 Nunca jamás me olvidaré de tus preceptos; porque con ellos me has vivificado. 94 ¡Tuyo soy, sálvame; porque he buscado tus preceptos! 95 Los inicuos me han asechado para destruirme; mas yo me ocuparé en tus testimonios. 96 A toda perfección humana he visto fin; pero tu mandamiento es sobremanera ancho. 97 MEM ¡Oh cuánto amo tu ley! todo el día es ella mi meditación. 98 Tus mandamientos me han hecho más sabio que mis enemigos; porque son eternamente míos. 99 Entiendo más que todos mis maestros; porque tus testimonios han sido mi meditación. 100 Comprendo más que los ancianos; porque he observado tus preceptos. 101 De todo mal sendero he apartado mis pies, para guardar tu palabra. 102 De tus juicios no me he apartado; porque tú me has enseñado. 103 ¡Cuán dulces a mi paladar son tus dichos; más dulces que la miel a mi boca! 104 Por medio de tus preceptos he adquirido entendimiento; por tanto aborrezco todo sendero falso. 105 NUN Lámpara es a mis pies tu palabra, y luz a mi camino. 106 He jurado, y lo cumpliré, que guardaré tus justos juicios. 107 Afligido estoy en gran manera; ¡vivifícame, oh Jehová, conforme a tu palabra! 108 ¡Ruégote aceptes, oh Jehová, las ofrendas voluntarias de mi boca, y me enseñes tus juicios! 109 Mi vida está de continuo en mi mano; pero no me he olvidado de tu ley. 110 Los inicuos me han tendido lazos; mas no me he desviado de tus preceptos. 111 He tomado tus testimonios por herencia eterna; porque son el gozo de mi corazón. 112 He inclinado mi corazón a cumplir tus estatutos de continuo, y hasta el fin. 113 SAMEK Aborrezco a los vacilantes; pero amo tu ley. 114 ¡Tú eres mi escondedero y mi escudo; espero en tu palabra! 115 ¡Apartaos de mí, obradores de maldad, para que yo guarde los mandamientos de mi Dios! 116 ¡Susténtame conforme a tu promesa, para que viva; y no quede yo avergonzado de mi esperanza! 117 ¡Sosténme, y estaré seguro, y fijaré mi vista de continuo en tus estatutos! 118 Desprecias a todos los que se desvían de tus estatutos; porque una mentira es el engaño de ellos mismos. 119 Apartas como escorias a todos los inicuos de la tierra; por tanto he amado tus testimonios. 120 Mi carne se estremece por temor de ti, y ante tus juicios me lleno de pavor. 121 AYIN He ejecutado juicio y justicia; no me dejes a mis opresores. 122 ¡Afianza a tu siervo para bien! ¡no permitas que los soberbios me opriman! 123 Mis ojos desfallecen por tu salvación, y por la promesa de tu justicia. 124 ¡Obra con tu siervo conforme a tu misericordia, y enséñame tus estatutos! 125 ¡Tu siervo soy; dame entendimiento, para que conozca tus testimonios! 126 Tiempo es de hacer algo, Jehová, porque los hombres han invalidado tu ley. 127 Por eso yo amo tus mandamientos más que el oro, sí, más que el oro fino. 128 Por eso tengo para mí que todos tus preceptos respecto de todas las cosas son rectos; y aborrezco todo sendero falso. 129 PE ¡Maravillosos son tus testimonios; por tanto los guarda mi alma! 130 La abertura de tus palabras alumbra, a los simples les da inteligencia. 131 Abro mi boca, y suspiro; porque anhelo tus mandamientos. 132 ¡Vuelve tu rostro hacia mí, y ten misericordia de mí, según es tu uso para con los que aman tu nombre! 133 ¡Ordena mis pasos conforme a tu palabra, y no tenga iniquidad alguna dominio sobre mí. 134 ¡Líbrame de la opresión del hombre! así guardaré tus preceptos. 135 ¡Resplandezca tu rostro sobre tu siervo, y enséñame tus estatutos! 136 Mis ojos derraman ríos de aguas, porque los hombres no guardan tu ley. 137 TSADE ¡Tú eres justo, oh Jehová, y recto en tus juicios! 138 Tus testimonios que nos has encargado son justicia y verdad exactísimas. 139 Mi celo me consume, porque mis adversarios se olvidan de tus palabras. 140 Tu palabra es sumamente pura, y tu siervo la ama. 141 Pequeño soy y despreciado; mas no me he olvidado de tus preceptos. 142 Tu justicia es una justicia eterna, y tu ley es la verdad. 143 Aflicción y angustia se apoderan de mí; pero tus mandamientos son mis delicias. 144 Eternamente justos son tus testimonios; ¡dame entendimiento, y viviré! 145 QOPH Clamo de todo corazón; ¡respóndeme, oh Jehová! guardaré tus estatutos. 146 Clamo a ti; ¡sálvame, y observaré tus testimonios! 147 Me anticipo al alba, y clamo: espero en tus palabras. 148 Mis ojos se anticipan a las vigilias de la noche, para meditar en tu promesa. 149 ¡Oye mi voz según tu misericordia! ¡vivifícame, oh Jehová, conforme a tus juicios! 150 Se acercan los que siguen la maldad; se alejan de tu ley. 151 Tú también estás cerca, ¡oh Jehová! y todos tus mandamientos son verdad. 152 Ya ha mucho que he entendido de tus testimonios, que para siempre los fundaste. 153 RESH ¡Mira mi aflicción, y líbrame; porque no me he olvidado de tu ley! 154 ¡Aboga mi causa, y redímeme! ¡dame vida según tu promesa! 155 La salvación se aleja de los inicuos, porque no buscan tus estatutos. 156 Muchas son tus compasiones, oh Jehová; ¡vivifícame conforme a tus juicios! 157 Muchos son mis perseguidores y mis opresores; mas no me he apartado de tus testimonios. 158 Veía a los prevaricadores, y me disgustaba; porque no guardan tus palabras. 159 ¡Mira, oh Jehová, que amo tus preceptos! ¡dame vida conforme a tu misericordia! 160 El resumen de tu palabra es verdad; y eterno es todo juicio de tu justicia. 161 SHIN Príncipes me han perseguido sin causa; pero mi corazón tiembla ante tus palabras. 162 Me regocijo sobre tu promesa, como quien halla grandes despojos. 163 Aborrezco y abomino la mentira; pero amo tu ley. 164 Siete veces al día te alabo, a causa de tus justos juicios. 165 Grande es la paz de los que aman tu ley, y no hay para ellos tropiezo. 166 He esperado tu salvación, oh Jehová, y he cumplido tus mandamientos. 167 Mi alma guarda tus testimonios; los amo también en gran manera. 168 Observo tus preceptos y tus testimonios; porque todos mis caminos están delante de ti. 169 TAV ¡Llegue mi clamor a tu presencia, oh Jehová! ¡dame entendimiento conforme a tu palabra! 170 ¡Venga mi súplica delante de ti! ¡líbrame conforme a tu promesa! 171 Mis labios rebosarán en alabanzas; porque tú me enseñas tus estatutos. 172 Anunciará mi lengua tu promesa; porque todos tus mandamientos son justos. 173 ¡Sea tu mano para socorrerme; porque he escogido tus preceptos! 174 He suspirado por tu salvación, ¡oh Jehová! y tu ley es mi deleite. 175 ¡Viva mi alma, y te alabará; y ayúdenme tus juicios! 176 He andado errante como oveja perdida; busca a tu siervo; porque no me he olvidado de tus mandamientos.

navigate_before Salmo 118 Salmo 120 navigate_next
arrow_upward Arriba