Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Salmo 51 Salmo 53 navigate_next

Salmo 52

Para el Director del canto. Maskil de David, cuando vino Doeg idumeo, y dió parte a Saúl, diciendo: Vino David a casa de Ahimelec.

1 ¿POR qué te jactas de maldad, oh hombre poderoso? la misericordia del Todopoderoso es continua. 2 Agravios maquina tu lengua, como navaja afilada, que obra engañosamente. 3 Amas el mal más que el bien, la mentira, más que hablar justicia. (Pausa.) 4 Amas toda suerte de palabras mortíferas, ¡oh lengua engañosa! 5 A ti también Dios te destruirá para siempre; trabará de ti, te arrancará también de tu tienda, y te desarraigará de la tierra de los vivientes. (Pausa.) 6 Y lo verán los justos, y temerán; y se reirán de él, diciendo: 7 ¡Mirad al hombre que no puso a Dios por su fortaleza, sino confió en la muchedumbre de su riqueza, y esforzóse en su maldad! 8 Mas yo soy como un olivo verde en la Casa de Dios; confío en la misericordia de Dios para siempre jamás. 9 Te alabaré para siempre, porque lo has hecho así; y esperaré en tu nombre, porque es bueno, delante de tus santos.

navigate_before Salmo 51 Salmo 53 navigate_next
arrow_upward Arriba