Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Números 31 Números 33 navigate_next

Números 32

1 MAS los hijos de Rubén y los hijos de Gad tenían inmensa muchedumbre de ganado; y al mirar la tierra de Jazer y la tierra de Galaad, vieron que el lugar era lugar a propósito para ganado. 2 Entonces vinieron los hijos de Gad y los hijos de Rubén, y hablaron con Moisés, y con el sacerdote Eleazar, y con los príncipes de la Congregación, diciendo: 3 Atarot, y Dibón, y Jazer, y Nimra, y Hesbón, y Eleale, y Sebam, y Nebo, y Beón, 4 la tierra que hirió Jehová delante de la Congregación de Israel, es tierra propia para ganado, y tus siervos tienen ganado. 5 Dijeron pues: Si hemos hallado gracia en tus ojos, dése esta tierra a tus siervos por posesión suya, y no nos hagas pasar el Jordán.

6 Entonces Moisés respondió a los hijos de Gad y a los hijos de Rubén: ¿Por ventura vuestros hermanos irán a la guerra, y vosotros os quedaréis aquí? 7 ¿Y por qué queréis desalentar el corazón de los hijos de Israel, para que no pasen adelante a la tierra que les ha dado Jehová? 8 Así hicieron vuestros padres cuando los envié desde Cades-barnea para reconocer la tierra; 9 pues subieron hasta el Valle de Escol y reconocieron la tierra; y luego hicieron desalentar el corazón de los hijos de Israel, para que no entrasen en la tierra que les había dado Jehová, 10 y encendióse la ira de Jehová en aquel día, y juró diciendo: 11 De seguro que aquellos hombres que subieron de Egipto, de edad de veinte años arriba, no verán la tierra que prometí con juramento a Abraham, a Isaac y a Jacob; porque no me han seguido cumplidamente; 12 salvo Caleb, hijo de Jefone cenizeo, y Josué hijo de Nun; porque ellos han seguido cumplidamente a Jehová. 13 Por tanto se encendió la ira de Jehová contra Israel, de modo que los hizo andar errantes por el desierto cuarenta años, hasta que fuese acabada aquella generación que había hecho este mal a los ojos de Jehová. 14 Y ahora, he aquí que vosotros os habéis levantado en lugar de vuestros padres, una prole de hombres pecadores, para aumentar todavía más el ardor de la ira de Jehová contra Israel. 15 Porque si os volviereis de en pos de él, él volverá a dejar otra vez a los hijos de Israel en el desierto; y así vosotros seréis la perdición de todo este pueblo.

16 Entonces ellos se acercaron a él, y le dijeron: Edificaremos aquí rediles para nuestro ganado, y ciudades para nuestras familias; 17 pero nosotros nos armaremos para marchar al frente de los hijos de Israel, hasta que los hayamos introducido en su lugar; en el entretanto habitarán nuestras familias en las ciudades fortificadas, a causa de los moradores del país. 18 No nos volveremos a nuestras casas hasta que los demás hijos de Israel tengan en posesión cada uno su propia herencia. 19 Porque nosotros no tendremos herencia con ellos de la otra parte del Jordán y más allá; pues que nos ha tocado ya nuestra herencia de ésta parte del Jordán, hacia donde nace el sol.

20 Entonces les dijo Moisés: Si hiciereis esto, si os armareis para marchar delante de Jehová a la guerra, 21 y todo hombre armado de vosotros pasare el Jordán delante de Jehová hasta que él haya desposeído a sus enemigos delante de sí, 22 y la tierra esté sojuzgada delante de Jehová, entonces después de esto podréis volver, y seréis sin culpa para con Jehová y para con Israel; y será esta tierra posesión vuestra delante de Jehová. 23 Mas si no lo hiciereis así, he aquí que habréis pecado contra Jehová; y tened por cierto que vuestro pecado os alcanzará. 24 Edificaos pues ciudades para vuestras familias y rediles para vuestros rebaños; y haced lo que ha proferido vuestra boca.

25 Y respondieron los hijos de Gad y los hijos de Rubén a Moisés, diciendo: Tus siervos harán del modo que mi señor nos manda. 26 Nuestros niños, nuestras mujeres, nuestro ganado y todas nuestras bestias se quedarán ahí en las ciudades de Galaad; 27 mas tus siervos, todos los hombres armados del ejército, pasarán delante de Jehová a la guerra, conforme a lo que dice mi señor.

28 Moisés pues mandó acerca de ellos a Eleazar el sumo sacerdote, y a Josué hijo de Nun, y a las cabezas de las casas paternas de las tribus de los hijos de Israel; 29 y les dijo Moisés: Si los hijos de Gad y los hijos de Rubén pasaren con vosotros el Jordán, todos los armados para la guerra, delante de Jehová, hasta que esté sojuzgada la tierra delante de vosotros, les daréis la tierra de Galaad por posesión suya. 30 Mas si no pasaren armados con vosotros, habrán de tomar posesión en medio de vosotros en la tierra de Canaán 31 A lo que respondieron los hijos de Gad y los hijos de Rubén, diciendo: Según lo que ha dicho Jehová respecto de tus siervos, asimismo haremos. 32 Pasaremos armados delante de Jehová a la tierra de Canaán, y quedará para nosotros la posesión de nuestra herencia de este lado del Jordán.

33 De manera que Moisés dió a los hijos de Gad, y a los hijos Rubén, y a la media tribu de Manasés, hijo de José, el reino de Sehón, rey amorreo, y el reino de Og, rey de Basán, la tierra conforme a las ciudades de ella dentro de sus términos, es decir, las ciudades del país todo en derredor. 34 Entonces los hijos de Gad reedificaron a Dibón, y a Atarot, y a Aroer, 35 y a Atarot-sofán, y a Jazer y Jogbeha, 36 y a Bet-nimra y a Bet-harán, ciudades fortificadas; hicieron también rediles para los rebaños. 37 Asimismo los hijos de Rubén reedificaron a Hesbón, y a Eleale, y a Kiryataim, 38 y a Nebo, y a Baalmeón, (mudados los nombres), y a Sibma; y pusieron nuevos nombres a las ciudades que reedificaron. 39 Fueron también los hijos de Maquir, hijo de Manasés, a la tierra de Galaad, y la tomaron, y desposeyeron a los Amorreos que habitaban en ella. 40 Y Moisés dió la tierra de Galaad a Maquir, hijo de Manasés, el cual habitó en ella. 41 Asimismo Jaír hijo de Manasés fué y tomó las villas de aquellas gentes, y las llamó Villas de Jaír. 42 Noba también fué y tomó a Kenat con sus aldeas, y la llamó Noba, según su mismo nombre.

navigate_before Números 31 Números 33 navigate_next
arrow_upward Arriba