Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before 2 Crónicas 34 2 Crónicas 36 navigate_next

2 Crónicas 35

1 ENTONCES celebró Josías la Pascua a Jehová en Jerusalem: y sacrificaron la pascua el día catorce del mes primero. 2 Y el rey estableció los sacerdotes en sus empleos, y los animó en el servicio de la Casa de Jehová. 3 Dijo también a los levitas, institutores de todo Israel, los que habían sido devotos a Jehová: Volved a poner el Arca santa en la Casa que edificó Salomón hijo de David, rey de Israel; no habéis de llevarla más al hombro; servid ahora a Jehová vuestro Dios y a su pueblo Israel. 4 Apercibíos conforme a vuestras casas paternas, en vuestras clases, según lo escrito por David rey de Israel, y lo escrito por Salomón su hijo. 5 Y colocaos en el Santuario según las divisiones de las casas paternas de vuestros hermanos, los hijos del pueblo, y conforme a la repartición de las casas paternas de los levitas. 6 Y sacrificad la pascua, y santificaos, y preparadla para vuestros hermanos; a fin de hacer conforme a la palabra de Jehová, dada por conducto de Moisés.

7 Y ofrendó Josías para los hijos del pueblo, de ganado menor, así corderos como cabritos, todos ellos por víctimas pascuales para todos los que se hallaban presentes, hasta en número de treinta mil; y de ganado mayor, tres mil; éstos eran de la hacienda particular del rey. 8 Sus príncipes también ofrendaron víctimas, como ofrendas voluntarias, así para el pueblo como para los sacerdotes y para los levitas. Asimismo Helcias y Zacarías y Jehiel, príncipes de la Casa de Dios, dieron a los sacerdotes para víctimas pascuales, dos mil y seiscientos corderos; y de ganado mayor, dieron trescientos. 9 Conanías también con Semaya y Natanael, hermanos suyos, y Hasabías, y Jeiel, y Jozabad, príncipes de los levitas, ofrendaron para los levitas, para víctimas pascuales, cinco mil corderos; y de ganado mayor, ofrendaron quinientos.

10 De esta suerte fué preparado el servicio; y los sacerdotes estaban en sus puestos, y los levitas en sus clases respectivas, conforme al mandato del rey. 11 Luego degollaron los levitas los corderos pascuales; y los sacerdotes rocuaron la sangre que recibieron de ellos, en tanto que los demás levitas desollaban. 12 Y apartaron el holocausto para poder dar los corderos pascuales a los hijos del pueblo, conforme a las divisiones de las casas paternas; y a fin de presentarlos a Jehová, conforme a lo escrito en el Libro de Moisés. Y lo mismo hicieron con el ganado mayor. 13 Y asaron la pascua al fuego conforme al reglamento; mas las cosas santas las cocieron en ollas, y en calderos, y en cazuelas; y las repartieron en el acto entre todos los hijos del pueblo. 14 Y después aparejaron para sí y para los sacerdotes; porque los sacerdotes, los hijos de Aarón, estaban ocupados en ofrecer el holocausto y los sebos, hasta la noche; por lo cual los levitas prepararon la comida para sí y para los sacerdotes, los hijos de Aarón. 15 Asimismo los cantores, los hijos de Asaf, estaban en su puesto, conforme al mandamiento de David, y de Asaf, y de Hemán, y de Jedutún, vidente del rey: también los porteros estaban de guardia de puerta en puerta: no tenían por qué retirarse de su servicio, porque sus hermanos los levitas preparaban para ellos.

16 De esta manera se hicieron todos los preparativos para el culto de Jehová en aquel día, así para celebrar la Pascua como para ofrecer los holocaustos sobre el altar de Jehová, conforme al mandato del rey Josías. 17 Y los hijos de Israel también, cuantos se hallaban allí, celebraron la Pascua en ese tiempo y la fiesta de los Ázimos por siete días. 18 Y nunca fué celebrada una Pascua como ésta en Israel desde los días de Samuel el profeta; ni ningún rey de Israel jamás celebró Pascua como la que celebró Josías, con los sacerdotes y los levitas, y todo Judá, con los que se hallaban presentes de Israel, y los habitantes de Jerusalem. 19 En el año diez y ocho del reinado de Josías fué celebrada esta Pascua.

20 Después de todo esto, cuando Josías había ya restaurado la Casa de Jehová, Necao rey de Egipto subió para pelear contra Carquemís, junto a Eufrates; y salió Josías a su encuentro. 21 Pero Necao le envió mensajeros diciendo: ¿Qué tengo yo que ver contigo, rey de Judá? No vengo contra ti el día de hoy, sino contra la casa con quien tengo guerra; y Dios me ha mandado que me apresure. Déjate de luchar con Dios, el cual es conmigo: no sea que te destruya. 22 Pero Josías no quiso apartar su rostro de él, sino antes se disfrazó para darle batalla, no escuchando las razones de Necao, que eran de boca de Dios; y trabó batalla en el Valle de Meguido. 23 Y los flecheros asaetearon al rey Josías, de manera que dijo el rey a sus siervos: ¡Sacadme de aquí, porque estoy gravemente herido! 24 Sus siervos pues le sacaron de su carro de guerra, y le hicieron montar en otro carro segundo que tenía, y le llevaron a Jerusalem. Así murió Josías, y fué sepultado en los sepulcros de sus padres. Y todo Judá y Jerusalem hicieron el duelo por Josías. 25 Jeremías también lamentó la muerte de Josías: y todos los cantores y las cantoras en sus lamentaciones hablan de Josías hasta el día de hoy; y estableciéronlo como costumbre en Israel: y he aquí que están escritas en las Lamentaciones. 26 Y las demás cosas de Josías, y su vida piadosa, conforme a lo escrito en la ley de Jehová, 27 y sus acciones así primeras como postreras, he aquí que están escritas en el libro de los reyes de Israel y de Judá.,

navigate_before 2 Crónicas 34 2 Crónicas 36 navigate_next
arrow_upward Arriba