Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before 2 Crónicas 1 2 Crónicas 3 navigate_next

2 Crónicas 2

1 Y PROPUSO Salomón edificar una Casa al Nombre de Jehová, y una casa real para sí. 2 Entonces numeró Salomón setenta mil peones de carga, y ochenta mil hombres para labrar piedras y maderas en las montañas; y por sobrestantes sobre ellos, tres mil seiscientos.

3 Envió también Salomón a Huram rey de Tiro, diciendo: Del mismo modo que hiciste con David mi padre, enviándole maderas de cedro para edificar una casa en que habitase, quiero que hagas así conmigo. 4 He aquí que voy a edificar una Casa al Nombre de Jehová mi Dios, para consagrársela, a fin de quemar delante de él incienso aromático, y para el pan de la proposición perpetua, y los holocaustos de la mañana y de la tarde; y para los holocaustos de los sábados, y de los novilunios, y de las fiestas solemnes de Jehová nuestro Dios. Para siempre es esto de obligación a Israel. 5 Y la Casa que voy a edificar es grande; porque grande es nuestro Dios sobre todos los dioses. 6 Mas ¿quién es capaz de edificarle Casa, cuando los cielos y los cielos de los cielos no le pueden abarcar? Yo pues ¿quién soy para que le edifique Casa, sino tan sólo para quemar incienso delante de él? 7 Ahora pues, envíame un hombre inteligente para trabajar en oro, y en plata, y en cobre, y en hierro, y en púrpura y carmesí y jacinto; y que sepa entallar toda suerte de entalladura; hombre que esté con los peritos que tengo conmigo en Judá y en Jerusalem, de los cuales ya se había provisto David mi padre. 8 Envíame también maderas de cedro, de abetos y de sándalo, desde el Líbano; porque yo sé que tus siervos saben labrar maderas en el Líbano: y he aquí que mis siervos estarán con tus siervos: 9 es decir, para aparejar maderas en abundancia; porque la Casa que voy a edificar será maravillosamente grande. 10 Y he aquí que yo doy para tus siervos, los cortadores que labran la madera, veinte mil coros de trigo limpio, y veinte mil coros de cebada, y veinte mil batos de vino, y veinte mil batos de aceite.

11 Y Huram rey de Tiro respondió por escrito, y se lo remitió a Salomón, a este efecto: Por el amor que tiene Jehová hacia su pueblo, te ha hecho rey sobre ellos. 12 Dijo además Huram: ¡Bendito sea Jehová, el Dios de Israel, que hizo los cielos y la tierra, el cual ha dado al rey David un hijo sabio, entendido, juicioso e inteligente, que va a edificar una Casa para Jehová, y una casa real para sí. 13 Ahora pues, te he enviado un hombre perito, dotado de inteligencia, a saber, Huram, arquitecto mío; 14 hijo de una mujer de las hijas de Dan, siendo su padre un hombre tirio; el cual sabe trabajar en oro y en plata, en bronce, en hierro, en piedra y en madera; en púrpura, en jacinto y en lino fino, y en carmesí; y que sabe entallar cualquiera entalladura, e inventar cualquier diseño; a quien se puede poner entre tus peritos y los peritos de mi señor David, tu padre. 15 Ahora pues, el trigo, y la cebada, y el aceite y el vino, que ha dicho mi señor, lo enviará a sus siervos; 16 y de nuestra parte, cortaremos maderas del Líbano, cuantas hubieres menester, y te las conduciremos en balsas, por mar, hasta Joppe; y de allí, tú las harás llevar a Jerusalem.

17 Y Salomón numeró todos los extranjeros que había en el país de Israel, después de la numeración que había hecho David su padre; y se hallaron ciento cincuenta y tres mil seiscientos. 18 E hizo de ellos setenta mil peones de carga, y ochenta mil que labrasen piedras y maderas en las montañas; y tres mil seiscientos sobrestantes para dirigir los trabajos de la gente.

navigate_before 2 Crónicas 1 2 Crónicas 3 navigate_next
arrow_upward Arriba