Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Josué 6 Josué 8 navigate_next

Josué 7

1 PERO los hijos de Israel cometieron una prevaricación en cuanto al anatema; porque Acán, hijo de Carmi, hijo de Zabdi, hijo de Zara de la tribu de Judá, tomó del anatema; por lo cual se encendió la ira de Jehová contra los hijos de Israel.

2 Josué entonces envió hombres desde Jericó a Hai, que estaba junto a Bet-aven, al oriente de Bet-el, y les habló, diciendo: Subid y reconoced el país. Subieron pues los hombres y reconocieron a Hai: 3 y volvieron a Josué y le dijeron: No suba todo el pueblo, sino que suban como dos o tres mil hombres, y hieran a Hai. No fatigues a todo el pueblo, marchando allá, porque ellos son pocos. 4 De manera que del pueblo subieron allí como tres mil hombres; mas huyeron delante de los hijos de Hai. 5 Y los hombres de Hai hirieron de ellos como treinta y seis hombres; porque los persiguieron desde delante de la puerta hasta Sebarim, y los hirieron en la bajada de la cuesta: por lo cual derritióse el corazón del pueblo y vino a ser como agua.

6 Entonces Josué rasgó sus vestidos, y cayó postrado en tierra sobre su rostro delante del Arca de Jehová hasta la tarde, él y los ancianos de Israel; y echaron polvo sobre sus cabezas. 7 Y dijo Josué: ¡Ay, Señor, Jehová! ¿por qué has hecho que pase este pueblo el Jordán, para entregarnos en mano de los Amorreos, para destruirnos? y ¡ojalá hubiéramos sido contentos en quedarnos de la otra parte del Jordán! 8 ¡Ah Señor! ¿qué podré decir, después que Israel haya vuelto las espaldas delante de sus enemigos? 9 Porque lo oirán los Cananeos, y todos los demás habitantes del país, y nos cercarán en derredor, y cortarán nuestro nombre de sobre la tierra; entonces tú ¿qué harás por tu gran nombre?

10 Jehová empero respondió a Josué: ¡Levántate! ¿por qué estás así postrado sobre tu rostro? 11 Israel ha pecado, y también ha traspasado mi pacto que les prescribí, y también han tomado del anatema, y también han hurtado, y también han mentido, y también lo han puesto entre sus efectos. 12 Por lo mismo no podrán los hijos de Israel hacer frente a sus enemigos, sino que continuarán volviendo las espaldas delante de sus enemigos; porque han venido a ser anatema. Yo no tornaré más a estar con vosotros, a menos que destruyáis el anatema de en medio de vosotros. 13 Levántate, santifica al pueblo y dile: Santificaos para mañana; porque así dice Jehová, el Dios de Israel: ¡Anatema hay en medio de ti, oh Israel! no podrás hacer frente a tus enemigos, hasta tanto que destruyas totalmente el anatema de en medio de ti. 14 Acercaos pues por la mañana por vuestras tribus; y será que la tribu que tomare Jehová se acercará por sus parentelas; y la parentela que tomare Jehová se acercará por sus casas; y la casa que tomare Jehová se acercará por sus individuos. 15 Y será que aquel que fuere tomado con el anatema será quemado a fuego, él con todo lo suyo; por cuanto ha traspasado el pacto de Jehová, y porque ha cometido villanía en Israel.

16 Por la mañana pues madrugó Josué, e hizo acercar a Israel por sus tribus; y fué tomada la tribu de Judá. 17 E hizo acercar la familia de Judá, y tomó Dios la parentela de los zareos. E hizo acercar la parentela de los zareos por sus individuos, y fué tomado Zabdi. 18 Luego hizo acercar la casa de éste por sus individuos, y fué tomado Acán, hijo de Carmi, hijo de Zabdi, hijo de Zara, de la tribu de Judá. 19 Entonces dijo Josué a Acán: Hijo mío, ruégote des gloria a Jehová el Dios de Israel, y haz confesión a él; y manifiéstame, te lo ruego, qué has hecho: no lo encubras de mí. 20 Y Acán respondió a Josué, diciendo: En verdad yo he pecado contra Jehová el Dios de Israel; y así y así he hecho. 21 Pues ví entre los despojos un manto babilónico muy bueno, y doscientos siclos de plata, y una barra de oro, del peso de cincuenta siclos; y los codicié, y los tomé: y he aquí que están escondidos en la tierra en medio de mi tienda; y el dinero debajo del manto.

22 Josué pues envió mensajeros que fueron corriendo a la tienda; y he allí el manto escondido dentro de la tienda, y el dinero debajo de él. 23 Y tomáronlos de en medio de la tienda, y los trajeron a Josué y a todos los hijos de Israel; y los extendieron delante de Jehová. 24 Entonces Josué y todo Israel con él tomaron a Acán hijo de Zara, y la plata y el manto y la barra de oro, juntamente con sus hijos y sus hijas, y sus bueyes y sus asnos, y sus ovejas y su tienda, y todo lo que era suyo; y los hicieron subir al Valle de Acor. 25 Y le dijo Josué: ¿Por qué nos has turbado? ¡Jehová te turbará a ti en este día! Y todo Israel le mató a pedradas; y a él y a los suyos los quemaron a fuego después de apedreados. 26 Y levantaron sobre él un gran montón de piedras que dura hasta hoy. Así tornóse Jehová del ardor de su ira. Por tanto se ha llamado aquel lugar, Valle de Acor hasta el día de hoy.

navigate_before Josué 6 Josué 8 navigate_next
arrow_upward Arriba