Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Isaías 64 Isaías 66 navigate_next

Isaías 65

1 ME dejé consultar de los que no preguntaban por mí; me dejé hallar de los que no me buscaban; dije: ¡Heme aquí! ¡heme aquí! la nación que no era llamada de mi nombre. 2 Pero todo el día he extendido mis manos a un pueblo rebelde, que anda en un camino que no es bueno, tras de sus propios pensamientos: 3 pueblo que me provoca continuamente en mi misma cara; que sacrifica en los jardines, y quema incienso sobre altares de ladrillo; 4 que se sientan en los sepulcros, y tienen la noche en las bóvedas; que comen carne de cerdo, y en sus ollas hay caldo de cosas abominables; 5 que dicen: ¡Estáte aparte; no te acerques a mí, porque más santo soy yo que tú! ¡Éstos son como humo en mis narices, fuego que arde todo el día! 6 He aquí que esto esta escrito delante de mí: no guardaré silencio, sino que recompensaré, sí, recompensaré en su mismo seno 7 vuestras iniquidades y las iniquidades de vuestros padres juntamente, dice Jehová; los cuales quemaron incienso sobre las montañas, y sobre los collados me blasfemaron: por tanto derramaré la plena recompensa de sus obras antiguas en su mismo seno. 8 Así dice Jehová: Como cuando se halla el mosto en un racimo bueno, se dice: ¡No lo destruyas, porque hay bendición en él! así haré yo, a causa de mis siervos, no destruyéndolos a todos: 9 al contrario, sacaré de Jacob linaje, y de Judá quien herede mis montañas: pues que mis escogidos heredarán la tierra, y mis siervos habitarán allí. 10 Y Sarón vendrá a ser redil para rebaños, y el Valle de Acor, lugar donde se recueste el ganado, a beneficio de mi pueblo que me ha buscado. 11 Mas en cuanto a vosotros que abomináis a Jehová, que os olvidáis de mi santo monte, que aderezáis una mesa para la Fortuna, y henchís de vino mixto la copa para el Hado; 12 yo os numeraré a la espada, y todos vosotros os doblaréis para el degüello; por lo mismo que cuando yo llamé, no respondisteis, cuando hablé, no escuchasteis; sino que hicisteis lo que fué malo en mi vista, y escogisteis aquello en que no me complacía. 13 Por tanto, así dice Jehová el Señor: He aquí que mis siervos comerán, mas vosotros tendréis hambre; he aquí que mis siervos beberán, mas vosotros tendréis sed; he aquí que mis siervos se alegrarán, mas vosotros seréis avergonzados; 14 he aquí que mis siervos cantarán por gozo de corazón, mas vosotros clamaréis por dolor de corazón, y aullaréis por quebranto de espíritu. 15 Y dejaréis vuestro nombre por execración a mis escogidos; puesto que Jehová el Señor te matará a ti, y a sus siervos les dará otro nombre: 16 de manera que quien se bendijere en la tierra, se bendiga en el Dios de verdad; y quien jurare en la tierra, jure por el Dios de verdad; porque habránse olvidado las aflicciones anteriores, y porque estarán encubiertas a mis ojos. 17 Porque he aquí que voy a crear nuevos cielos y una tierra nueva, y las cosas anteriores no serán recordadas, ni vendrán al pensamiento. 18 Mas alegraos vosotros, y regocijaos hasta la eternidad en lo que voy a crear; pues he aquí que voy a crear a Jerusalem, que sea un regocijo, y su pueblo, un gozo. 19 También yo me regocijaré en Jerusalem, y gozaréme en mi pueblo; y no se oirá más en ella voz de lloro ni voz de clamor. 20 No habrá de allí en adelante un niño de pocos días, ni anciano que no haya cumplido el número de sus días; sino que el niño morirá siendo de cien años, y el pecador de cien años será maldito. 21 Edificarán casas también, y habitarán en ellas; plantarán viñas, y comerán su fruto. 22 No edificarán más para que otro habite, ni plantarán para que otro coma; porque como los días de un árbol, serán los días de mi pueblo, y mis escogidos agotarán el usufructo de la obra de sus manos. 23 No se fatigarán en vano, y no darán a luz para perturbación; porque son simiente de los benditos de Jehová, y su descendencia juntamente con ellos. 24 Y sucederá que antes que clamaren, yo responderé, y estando ellos aún hablando, yo oiré. 25 El lobo y el corderito apacentarán en compañía, y el león, cual buey, comerá paja, y polvo será el alimento de la serpiente: no dañarán ni destruirán en todo mi santo monte, dice Jehová.

navigate_before Isaías 64 Isaías 66 navigate_next
arrow_upward Arriba