Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Isaías 43 Isaías 45 navigate_next

Isaías 44

1 MAS ahora, escucha, oh Jacob, siervo mío, y tú, oh Israel, a quien he escogido: 2 Así dice Jehová, Hacedor tuyo, y el que te formó desde el seno materno, el cual te ayudará: No temas, siervo mío, Jacob, y tú, Jesurún, a quien he escogido; 3 porque derramaré aguas sobre la tierra sedienta, y corrientes sobre el sequedal: derramaré mi Espíritu sobre tu linaje, y mi bendición sobre tu descendencia; 4 los cuales brotarán como matas en medio de la hierba, como los sauces junto a las corrientes de las aguas. 5 Este dirá: ¡De Jehová soy yo! y esotro se llamará del nombre de Jacob; y aquel escribirá con su mano: ¡De Jehová! y del nombre de Israel se apellidará. 6 Así dice Jehová, el rey de Israel, y su Redentor, Jehová de los Ejércitos: Yo soy el Primero y yo el Último; y fuera de mí no hay Dios. 7 ¿Y quién proclamará lo venidero, y lo declarará, y lo pondrá en orden delante de mí, como yo lo he hecho desde que establecí el pueblo antiguo? Sí, las cosas venideras y las que han de suceder, declárenlas de parte suya. 8 ¡No os acobardéis, ni tengáis miedo! ¿acaso desde la antigüedad no te lo hice saber yo, y te lo declaré? Vosotros pues sois mis testigos: ¿habrá Dios fuera de mí? No, ni hay Roca alguna; yo no la conozco. 9 Los que dan forma a las esculturas, son todos ellos una vanidad, y sus obras preciadas no les aprovecharán; ellas mismas son testigos contra sí, (pues no ven, y nada entienden); para que ellos sean avergonzados. 10 ¿Quién es aquel que ha formado un dios, o fundido una escultura, que para nada sirve? 11 He aquí que todos sus adictos serán avergonzados; y artífices son de raza humana, ¡júntense todos, preséntense! ¡temblarán, serán avergonzados a una! 12 El artífice en hierro prepara la herramienta, y lo trabaja en las ascuas, y lo forma con martillos, y lo trabaja con su fuerte brazo; también tiene hambre, y le faltan las fuerzas; no bebe agua, y desfallece. 13 El artífice en madera extiende la regla; traza la imágen con almagre, le da forma con escoplo, y con el compás la traza, y la hace conforme a la figura de un hombre, según la hermosura de un ser humano, para que habite en un templo. 14 Corta para sí cedros; toma el ciprés y la encina, y escoge para sí entre los árboles del bosque; planta un haya y la lluvia la nutre. 15 Y así le sirve al hombre para arder; pues toma parte de ellos y se calienta; sí, la enciende y cuece pan; ¡sí, hace un dios y lo adora; hace una escultura y se postra ante ella! 16 Parte de él la quema en el fuego; con parte de él come carne; adereza asado, y se sacia; también, se calienta, y dice: ¡Ah, me he calentado, he visto la lumbre! 17 ¡Y de lo que sobra hace un dios! (escultura suya); se postra ante él, y lo adora, y le hace oración, y dice: ¡líbrame, porque tú eres mi dios! 18 ¡No saben, ni quieren entender! porque Él ha cerrado sus ojos, para que no vean, y su corazón, para que no entiendan. 19 Y nadie recapacita en su corazón, ni hay ciencia ni inteligencia para decir: Parte de él la quemé en el fuego, y también cocí pan sobre sus ascuas, asé carne, y me la he comido; ¿y de lo que sobra he de hacer una abominación? ¿delante del tronco de un árbol me he de postrar? 20 ¡Apaciéntase de ceniza, un corazón engañado le extravía, de modo que no pueda libertar a su alma, ni decir: ¿No hay acaso una mentira en mi mano derecha? 21 ¡Acuérdate de estas cosas, oh Jacob, e Israel; porque tú eres mi siervo! te he formado, mi siervo eres tú; ¡oh Israel, tú no serás olvidado de mí! 22 He borrado, como nublado, tus transgresiones, y como una nube, tus pecados; ¡vuélvete a mí, porqué yo te he redimido! 23 ¡Cantad, oh cielos, porque Jehová ha hecho esto! ¡prorrumpid en aclamaciones, oh partes inferiores de la tierra! ¡romped en alabanzas, oh montañas, oh selva y todo árbol que hay en ella; porque Jehová ha redimido a Jacob, y se glorificará en Israel! 24 Así dice Jehová, tu Redentor, y el que te formó desde el seno materno: Yo soy Jehová; Creador de todas las cosas, el que da expansión a los cielos por sí solo, el que extiende la tierra, sin que haya nadie conmigo; 25 el que frustra las señales de los impostores, y enloquece a los adivinos; el que torna atrás a los sabios, y entontece su ciencia; 26 el que confirma la palabra de su siervo, y cumple el consejo de sus mensajeros; el que dice de Jerusalem: ¡Ella será habitada! y de las ciudades de Judá: ¡Serán reedificadas, y yo volveré a levantar sus desolaciones! 27 el que dice al profundo mar: ¡Sécate! ¡y yo secaré tus ríos! 28 el que dice de Ciro: ¡Pastor mío es, que cumplirá toda mi voluntad! y diciendo a Jerusalem: ¡Serás reedificada! y al Templo: ¡Serán echados tus cimientos!

navigate_before Isaías 43 Isaías 45 navigate_next
arrow_upward Arriba