Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Isaías 58 Isaías 60 navigate_next

Isaías 59

1 He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová, de modo que no puede salvar, ni es sordo su oído, de modo que no puede oír; 2 sino que vuestras iniquidades separan entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han escondido de vosotros su rostro, de modo que él no oirá. 3 Porque vuestras manos están contaminadas de sangre, y vuestros dedos con iniquidad; vuestros labios hablan mentira, y vuestras lenguas profieren maldad. 4 No hay quien pleitee con justicia, ni quien litigue de buena fe: confían en vanidad y hablan embustes; conciben vejación y paren iniquidad. 5 Empollan huevos de áspid, y tejen telas de araña; muere el que come de sus huevos, y si uno de éstos se rompe, sale una víbora. 6 Sus telas nunca llegarán a ser vestidos, ni ellos podrán cubrirse con sus obras; sus obras son obras de iniquidad, y actos de violencia están en sus manos. 7 Sus pies corren hacia el mal, y se apresuran a derramar la sangre inocente; sus pensamientos son pensamientos de iniquidad; desolación y destrucción están en sus caminos. 8 No conocen el camino de la paz, ni hay derecho en sus pasos; han hecho para sí senderos torcidos; cualquiera que anduviere en ellos no conocerá la paz. 9 Por tanto la rectitud se aleja de nosotros, y no nos alcanza la justicia; esperamos la luz, mas he aquí tinieblas; los resplandores del día, pero andamos en obscuridad. 10 Palpamos la pared como ciegos; sí, palpamos como los que no tienen ojos; tropezamos al mediodía, como en el crepúsculo, estamos en obscuridades como los ya muertos. 11 Gruñimos como osos, todos nosotros, y gemimos tristemente como palomas; esperamos la justicia, mas no la hay; la salvación, pero se aleja de nosotros. 12 Porque se han multiplicado nuestras transgresiones delante de ti, y nuestros pecados testifican contra nosotros; porque nuestras transgresiones están con nosotros, y en cuanto á nuestras iniquidades, las conocemos; 13 traspasando la ley, y mintiendo contra Jehová, y volviendo atrás de en pos de nuestro Dios; hablando opresión y rebelión; concibiendo y profiriendo del corazón palabras de mentira. 14 Por tanto la rectitud se ha vuelto hacia atrás, y la justicia se mantiene a lo lejos; por cuanto la verdad está caída en la calle, y la rectitud no puede entrar. 15 Más aún, la verdad no se puede hallar, y el que se aparte del mal a sí mismo se hace presa. Y Jehová lo vió, y lo llevó a mal que no hubiese justicia. 16 Vió también que no había hombre, y asombróse que no hubiera quien se pusiese de por medio; por tanto salvóle su propio brazo, y su justicia misma le sostuvo. 17 Y vistióse de justicia, como de una coraza, y púsose yelmo de salvación sobre la cabeza; se vistió también de ropas de venganza, como de vestidura, y cubrióse de celo como de un manto. 18 Conforme a sus fechorías, conformemente recompensará ira a sus adversarios, retribución a sus enemigos; a tierras lejanas dará la retribución. 19 Y así temerán el nombre de Jehová desde el oeste, y su gloria desde el nacimiento del sol: cuando viniere el adversario, cual avenida de aguas, el Espíritu de Jehová alzará bandera contra él. 20 Y el Redentor vendrá a Sión, es decir, a los que se vuelven de la transgresión en Jacob, dice Jehová. 21 Y en cuanto a mí, éste será mi pacto con ellos, dice Jehová: ¡Mi Espíritu que está sobre ti, y mis palabras que he puesto en tu boca, no se apartarán de tu boca, ni de la boca de tu simiente, ni de la boca de la simiente de tu simiente, dice Jehová, desde ahora en adelante y para siempre!

navigate_before Isaías 58 Isaías 60 navigate_next
arrow_upward Arriba