Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Isaías 51 Isaías 53 navigate_next

Isaías 52

1 ¡DESPIÉRTATE, despiértate! ¡vístete de tu fortaleza, oh Sión! ¡vístete tus ropas de hermosura, oh Jerusalem, ciudad santa! Porque no volverá más a entrar en ti el incircunciso y el inmundo. 2 ¡Sacúdete del polvo, ponte en pie! ¡siéntate sobre tu trono, oh Jerusalem! ¡Suéltate las ataduras de tu cuello, oh cautiva hija de Sión! 3 Porque así dice Jehová: Por nada fuisteis vendidos, y sin dinero seréis redimidos. 4 Porque así dice Jehová el Señor: A Egipto descendió mi pueblo en un principio, tan solo para habitar temporalmente allí; el Asirio también los oprimió sin causa. 5 Ahora pues, ¿qué hago yo aquí, dice Jehová, cuando mi pueblo es quitado por nada, y los que le rigen alzan el grito de triunfo, dice Jehová, y continuamente es blasfemado mi nombre todo el día? 6 Por tanto conocerá mi pueblo la virtud de mi Nombre: por tanto en aquel día conocerán que yo soy aquel que dice: ¡Heme aquí! 7 ¡Cuán hermosos sobre las montañas son los pies de aquel que trae buenas nuevas, del que publica la paz; que trae buenas nuevas de felicidad, que publica la salvación; que dice a Sión: ¡Tu Dios reina! 8 ¡La voz de tus atalayas! Alzan la voz, cantan juntos; porque ojo a ojo verán cuando Jehová se volviere a Sión. 9 ¡Prorrumpid en regocijos, cantad juntas, oh ruinas de Jerusalem! porque Jehová tiente compasión de su pueblo, y ha redimido a Jerusalem. 10 Jehová ha desnudado su santo brazo, a la vista de todas las naciones; y todos los fines de la tierra verán la salvación de nuestro Dios. 11 ¡Apartaos, apartaos! ¡salid de aquí! ¡no toquéis cosa inmunda! ¡salid de en medio de ella! ¡sed limpios, los que lleváis los vasos de Jehová! 12 Porque no saldréis con alarma, ni con fuga os iréis; sino que Jehová irá delante de vosotros, y el Dios de Israel será vuestra retaguardia. 13 He aquí que mi Siervo se portará sabiamente; será elevado, y puesto en alto, y muy ensalzado. 14 De la manera que muchos quedaban asombrados de ti, (tan desfigurado, era su aspecto más que el de cualquier hombre, y su forma más que la de los hijos de Adam), 15 así rociará a muchas naciones; delante de él reyes cerrarán la boca; porque verán lo que nunca les había sido contado, y lo que nunca habían oído referir, entenderán.

navigate_before Isaías 51 Isaías 53 navigate_next
arrow_upward Arriba