Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Isaías 30 Isaías 32 navigate_next

Isaías 31

1 ¡AY de los que bajan a Egipto por socorro, y se apoyan en caballos; y ponen su confianza en carros de guerra, porque son muchos, y en caballería, por ser muy fuerte; pero no miran al Santo de Israel, ni acuden a Jehová! 2 Aunque él también es sabio, y trae el mal, y no revoca sus palabras; sino que se levanta contra la casa de los malhechores, y contra el auxilio de los obradores de iniquidad. 3 Pero los Egipcios son hombres, y no Dios, y sus caballos son carne, y no espíritu; cuando pues Jehová extendiere su mano, tropezarán los ayudantes, y caerán los ayudados, y todos ellos fracasarán juntos. 4 Porque así me ha dicho Jehová: De la manera que cuando del león, o el leoncillo, gruñe sobre la presa, si se convoca contra él una multitud de pastores, de sus voces no se amedrenta, ni se acobarda a causa de su muchedumbre; así descenderá Jehová de los Ejércitos para pelear sobre el monte de Sión, y sobre su santa colina. 5 Como aves que vuelan al rededor de su nido, así Jehová de los Ejércitos escudará a Jerusalem; escudando, la librará, y pasando por encima, la salvará. 6 ¡Volveos a Aquel de quien se han rebelado con profundo intento los hijos de Israel! 7 Porque en aquel día cada cual rechazará con desprecio sus ídolos de plata y sus ídolos de oro, que vuestras manos os han hecho para pecado. 8 Y caerá el Asirio por espada, mas no de hombre, y espada, no de ser humano, le devorará: y se pondrá en fuga delante de la espada, y sus guerreros escogidos serán hechos tributarios. 9 Y su fortaleza se pasará a causa del terror, y sus príncipes se amedrentarán a la vista de una bandera: lo dice Jehová, cuyo fuego está en Sión, y su horno en Jerusalem.

navigate_before Isaías 30 Isaías 32 navigate_next
arrow_upward Arriba