Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Proverbios 28 Proverbios 30 navigate_next

Proverbios 29

1 AQUEL que, siendo muchas veces reprendido, endurece la cerviz, será de repente quebrantado, y eso sin remedio. 2 Cuando se aumentan los justos, se regocija el pueblo; mas cuando gobierna el inicuo, el pueblo gime 3 El que ama la sabiduría alegra a su padre; mas aquel que se acompaña con las rameras, malrota su hacienda. 4 El rey por medio de la equidad hace estable su tierra; mas el que exige donativos, la destruye. 5 El hombre que adula a su amigo, tiende una red a sus pasos. 6 En la transgresión de un hombre hay un lazo peligroso; pero el justo canta y se regocija. 7 El justo se informa en la causa de los desvalidos; mas el inicuo no quiere entender la ciencia de justicia. 8 Los hombres escarnecedores ponen la ciudad en llamas de discordia; pero los hombres sabios apaciguan la ira. 9 Si un hombre sabio contendiere con un hombre necio, ora se ponga furioso, ora se ría, no tendrá sosiego. 10 Los hombres sanguinarios aborrecen al que es perfecto; y en cuanto a los rectos, procuran quitarles la vida. 11 El insensato desfoga toda su ira; pero el hombre sabio con detenerla, la sosiega. 12 Cuando un gobernante atiende a las palabras mentirosas, todos sus servidores vienen a ser inicuos. 13 El pobre y el opresor se encuentran; Jehová hace que su sol alumbre los ojos de entrambos. 14 El rey que hace fielmente justicia a los desvalidos, su trono será para siempre estable. 15 La vara y la reprensión dan sabiduría; pero el muchacho dejado al gobierno de sí mismo, avergüenza a su madre. 16 Cuando se aumentan los inicuos, se aumentan las transgresiones; pero los justos presenciarán la caída de ellos; 17 Corrige a tu hijo, y te dará descanso; sí, dará deleite a tu alma. 18 Donde no hay revelación divina, el pueblo se pone desenfrenado; mas el que guarda la ley es feliz. 19 Con palabras no se puede corregir al siervo; pues aunque entienda, no hará caso. 20 ¿Ves a un hombre que es precipitado en sus palabras? más esperanza hay de un insensato que de él. 21 Si alguno criare regaladamente a su siervo desde niño, éste a la postre querrá hacerse hijo suyo. 22 El hombre iracundo excita contiendas, y el colérico abunda en transgresiones. 23 El orgullo del hombre le humillará, pero aquel que es de espíritu humilde alcanzará la honra. 24 Quien se hace partícipe con un ladrón aborrece su misma alma; pues oye la imprecación, mas no dice nada. 25 El temor del hombre trae un lazo; mas el que confía en Jehová será puesto en alto. 26 Muchos buscan el favor de un príncipe; pero es de Jehová el juicio del hombre. 27 Abominación a los justos es el hombre malvado; y abominación a los inicuos, aquel que es recto en su manera de vivir.

navigate_before Proverbios 28 Proverbios 30 navigate_next
arrow_upward Arriba