Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Génesis 8 Génesis 10 navigate_next

Génesis 9

1 Y BENDIJO Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos y henchid la tierra; 2 y sea el temor y el pavor de vosotros sobre todo animal de la tierra, y sobre toda ave de los cielos, y sobre todo lo que se arrastra sobre el suelo, y sobre todo pez del mar: en vuestra mano son entregados. 3 Todo lo que se mueve y vive, os servirá de alimento; así como las verdes plantas, os lo doy todo. 4 Pero de la carne con su vida, que es su sangre, no comeréis. 5 Y ciertamente pediré cuenta de vuestra sangre, la sangre de vuestras vidas: de mano de todo animal pediré cuenta de ella, y de mano de hombre; de mano de cada hermano del hombre pediré cuenta de la vida del hombre. 6 El que derramare la sangre del hombre, por el hombre será derramada su sangre; porque a la imagen de Dios hizo Jehová al hombre. 7 Mas vosotros, sed fecundos y multiplicaos; reproducíos abundantemente en la tierra y multiplicaos en ella. 8 Y habló Dios a Noé, y a sus hijos juntamente con él, diciendo: 9 En cuanto a mí, he aquí que establezco mi pacto con vosotros, y con vuestra descendencia después de vosotros; 10 y con toda alma viviente que está con vosotros, ave, bestia, y todo animal de la tierra junto con vosotros; desde todo lo que sale del arca, hasta todo animal de la tierra. 11 Voy pues a establecer mi pacto con vosotros, de que no exterminaré más toda carne con aguas de diluvio, ni habrá más diluvio para destruir la tierra. 12 Y dijo Dios: Esta es la señal del pacto que hago entre mí y vosotros, y toda alma viviente que hay con vosotros, para generaciones perpetuas: 13 Mi arco he puesto en la nube, y será por señal de pacto entre mí y la tierra. 14 Y será que cuando yo traiga una nube sobre la tierra, será visto el arco en la nube; 15 y me acordaré de mi pacto que establezco entre mí y vosotros, y toda alma viviente de toda carne; y las aguas no volverán más a ser diluvio para destruir toda carne. 16 Estará pues el arco en la nube, y yo lo miraré, para recordar el pacto perpetuo entre Dios y toda alma viviente de toda carne que hay sobre la tierra. 17 Dijo pues Dios a Noé: Esta es la señal del pacto que he establecido entre mí y toda carne que está sobre la tierra. 18 Y los hijos de Noé, que salieron del arca, fueron Sem, Cam y Jafet; y Cam es padre de Canaán. 19 Estos tres fueron hijos de Noé, y de estos fué poblada toda la tierra. 20 Y comenzó Noé a ser labrador del suelo, y plantó una viña. 21 Y bebió del vino y embriagóse, quedando descubierto en medio de su tienda. 22 Y Cam, padre de Canaán, vió la desnudez de su padre, y lo contó a sus dos hermanos que afuera estaban. 23 Entonces Sem y Jafet tomaron un manto, y poniéndolo sobre el hombro de entrambos, anduvieron hacia atrás y cubrieron la desnudez de su padre; teniendo vuelto el rostro, de manera que no vieron la desnudez de su padre. 24 Y despertó Noé de su vino, y supo lo que había hecho con él su hijo menor 25 y dijo: ¡Maldito sea Canaán! siervo de siervos será a sus hermanos. 26 Dijo también: ¡Bendito sea Jehová, el Dios de Sem! y será Canaán siervo de ellos. 27 Dará Dios ensanche a Jafet, y habitará en las tiendas de Sem; y será Canaán siervo de ellos. 28 Y vivió Noé, después del diluvio, trescientos y cincuenta años. 29 Y fueron todos los días de Noé novecientos cincuenta años, y murió.

navigate_before Génesis 8 Génesis 10 navigate_next
arrow_upward Arriba