Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Génesis 20 Génesis 22 navigate_next

Génesis 21

1 Y JEHOVÁ visitó a Sara según había dicho, e hizo Jehová para con Sara conforme había prometido; 2 pues concibió y parió Sara un hijo a Abraham en su vejez, al plazo fijo que le había dicho Dios. 3 Y Abraham llamó a su hijo que le había nacido, a quien Sara le parió, Isaac. 4 Y circuncidó Abraham a Isaac su hijo a los ocho días, como le había mandado Dios. 5 Y Abraham era de edad de cien años cuando nació Isaac su hijo. 6 Y dijo Sara: Reír me ha hecho Dios; y cualquiera que lo oyere se reirá conmigo. 7 Dijo también: ¿Quién hubiera dicho a Abraham que Sara amamantaría hijos? pues que le he parido un hijo en su vejez. 8 Y creció el niño y fué destetado; e hizo Abraham un gran banquete el día que fué destetado Isaac. 9 Mas Sara vió al hijo de Agar la Egipcia, el cual ésta había parido a Abraham, que se burlaba. 10 Por tanto ella dijo a Abraham: Echa fuera a esta sierva y a su hijo; porque no heredará el hijo de esta sierva con mi hijo, con Isaac. 11 Y este dicho pareció muy gravoso a Abraham con motivo de su hijo. 12 Pero dijo Dios a Abraham: No te parezca esto gravoso a causa del muchacho y a causa de tu sierva; en todo lo que dijere Sara, oye su voz; porque en Isaac será llamada tu simiente. 13 Y también del hijo de la sierva haré una nación, por cuanto es simiente tuya. 14 A la mañana, pues, madrugó Abraham, y tomó pan y un odre de agua, y lo dió a Agar, poniéndolo sobre su hombro; dióle también el niño, y la despidió; y ella anduvo vagando en el desierto de Beer-seba. 15 Y acabóse el agua del odre; y ella echó al niño debajo de uno de los arbustos, 16 y fué y sentóse en frente, a distancia de un tiro de arco; porque decía: No vea yo la muerte del niño. Así pues se sentó en frente, y alzó su voz y lloró. 17 Mas Dios oyó la voz del muchacho; y el Ángel de Dios llamó a Agar, desde los cielos, y le dijo: ¿Qué tienes, Agar? No temas, porque Dios ha oído la voz del muchacho en donde está. 18 Levántate, alza al niño, y sostenle con tu mano, porque yo haré de él una gran nación. 19 Y abrió Dios los ojos de ella de manera que vió un pozo de agua; y fué y llenó el odre de agua, y dió de beber al niño. 20 Y fué Dios con el niño; y éste se hizo hombre, y habitó en el desierto, y vino a ser tirador de arco. 21 Habitó pues en el desierto de Parán; y su madre le tomó mujer de la tierra de Egipto. 22 Y aconteció en aquel tiempo que Abimelec con Picol capitán de su ejército habló a Abraham, diciendo: Dios es contigo en todo lo que haces. 23 Ahora pues, júrame por Dios, aquí mismo, que no te portarás falsamente conmigo, ni con mi hijo, ni con mi posteridad; sino que conforme a la bondad que yo he usado contigo, así lo harás tú conmigo, y con la tierra en donde has habitado. 24 Y respondió Abraham: , juraré. 25 Entonces Abraham reprendió a Abimelec con motivo de un pozo de agua que a viva fuerza le habían quitado los siervos de Abimelec. 26 Y respondió Abimelec: No sé quien haya hecho esto, ni tú me lo hiciste presente, ni siquiera he oído hablar de ello hasta ahora. 27 Tomó pues Abraham ovejas y vacas, y se las dió a Abimelec; e hicieron los dos un pacto. 28 Y Abraham puso aparte siete corderas del rebaño. 29 Dijo entonces Abimelec a Abraham: ¿Qué significan estas siete corderas que has apartado? 30 Y él respondió: Que estas siete corderas has de tomar de mi mano, para que me sirvan de testimonio de que yo cavé este pozo. 31 Por lo cual se llamó aquel lugar Beer-seba, porque allí juraron los dos. 32 Hicieron pues un pacto en Beer-seba; y levantóse Abimelec, con Picol capitán de su ejército, y se volvieron a la tierra de los Filisteos. 33 Y plantó Abraham un bosque en Beer-seba; e invocó el nombre de Jehová, el Dios eterno. 34 Y habitó Abraham como extranjero en la tierra de los Filisteos muchos días.

navigate_before Génesis 20 Génesis 22 navigate_next
arrow_upward Arriba