Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Génesis 38 Génesis 40 navigate_next

Génesis 39

1 JOSÉ pues fué llevado a Egipto; y Potifar, oficial de Faraón, capitán de la guardia, varón egipcio, le compró de mano de los Ismaelitas que le habían llevado allá. 2 Mas Jehová era con José, de modo que fué hombre próspero; y estaba en casa de su señor el egipcio. 3 Y su señor vió que Jehová era con él, y que todo cuanto él hacía, Jehová lo prosperaba en su mano. 4 Por eso José halló gracia en sus ojos, y era su administrador; pues él le encargó el gobierno de su casa, y cuanto tenia lo puso en su mano. 5 Y aconteció que desde el tiempo en que le dió cargo de su casa, y de todo lo que tenía, Jehová bendijo la casa del Egipcio por causa de José: de manera que la bendición de Jehová estaba en todo lo que él tenía, tanto en casa como en el campo. 6 De esta suerte deja todo lo suyo en mano de José: y no se entendía de cosa alguna, sino del pan que comía. Y era José de bella figura y de hermoso semblante. 7 Y aconteció, después de estas cosas, que la mujer de su señor puso los ojos en José, y dijo: ¡Acuéstate conmigo! 8 Mas él rehusó, y dijo a la mujer de su señor: He aquí, mi señor no se entiende conmigo acerca de lo que está en casa, y todo lo que tiene lo ha puesto en mi mano. 9 Ninguno hay en esta casa más grande que yo, y él no me ha reservado cosa alguna, sino a ti sola, por cuanto eres su mujer: ¿cómo pues he de hacer esta gran maldad, y pecar contra Dios? 10 Y sucedió, mientras ella hablaba a José todos los días, y mientras él no le escuchaba para acostarse a su lado, ni para estar con ella, 11 que cierto día en que él entró en casa para hacer su oficio, no había ninguno de los hombres de la casa allí dentro. 12 Ella pues le cogió de su vestido, diciendo: ¡Acuéstate conmigo! Mas él dejó su vestido en mano de ella, y huyó, saliéndose fuera. 13 Y sucedió, cuando ella vió que le había dejado su vestido en la mano, y había huído fuera, 14 que llamó a los hombres de su casa y les dijo: Ya veis que nos ha traído un hebreo para que se riese de nosotros: vino a mí para acostarse conmigo, y yo clamé a grandes voces; 15 y fué así que él, como oyese que levantaba mi voz y clamaba, dejó su vestido a mi lado, y huyó, saliéndose fuera. 16 Y ella guardó el vestido de él junto a sí hasta que su señor volvió a su casa. 17 Y le habló a él en los mismos términos, diciendo: Vino a mí el siervo hebreo que nos trajiste, para juguetear conmigo. 18 Y fué así que cuando yo alcé mi voz y grité, él dejó su vestido a mi lado, y huyó fuera. 19 Y aconteció que cuando oyó su señor las palabras que su mujer le hablaba, diciendo: De esta manera me hizo tu siervo; encendióse su ira: 20 y tomó su señor a José, y le echó en la cárcel, lugar donde se encerraban los presos del rey; y él se quedó allí en la cárcel. 21 Mas Jehová era con José, y le extendió su misericordia, y dióle gracia en los ojos del alcaide de la cárcel; 22 de manera que el alcaide de la cárcel puso en mano de José todos los presos que había en la cárcel; y todo lo que hacían allí, él era quien lo hacía. 23 No miraba el alcaide de la cárcel por cosa alguna que estaba en su mano; porque Jehová era con José, y lo que él hacía Jehová lo prosperaba.

navigate_before Génesis 38 Génesis 40 navigate_next
arrow_upward Arriba