Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Levítico 5 Levítico 7 navigate_next

Levítico 6

1 Y HABLÓ Jehová a Moisés, diciendo: 2 Cuando alguno pecare, cometiendo prevaricación contra Jehová, mintiendo a su prójimo en cuanto a un depósito, o un convenio, o algún robo fraudulento; o cuando hubiere usado de extorsión para con su prójimo; 3 o hubiere encontrado lo perdido y mintiere respecto de ello, jurando en falso, en cualesquiera de aquellas cosas en que suelen los hombres pecar; 4 será entonces, cuando así pecare, que siendo culpable, devolverá lo que robó fraudulentamente, o lo que ganó con extorsión, o el depósito que le fué encomendado, o la cosa perdida que encontró, 5 o todo aquello de que juró en falso, haciendo la restitución íntegramente, y añadiendo su quinta parte sobre ello; a su dueño se lo dará en el día de su ofrenda por la culpa. 6 Además, traerá a Jehová, como su ofrenda por la culpa, un carnero sin tacha del rebaño, conforme a tu valuación, y lo dará al sacerdote como ofrenda por la culpa. 7 Y el sacerdote hará expiación por él delante de Jehová; y le será perdonado su pecado en cuanto a cualquiera de todas aquellas cosas que hubiere hecho, faltando en ello a su deber. 8 Y habló Jehová a Moisés, diciendo: 9 Manda a Aarón y a sus hijos, diciendo: Esta es la ley del holocausto: El holocausto estará sobre el combustible, encima del altar, toda la noche hasta la mañana; el fuego del altar ha de mantenerse ardiendo en éste. 10 Y el sacerdote se vestirá su ropa de lino blanco, también sus calzoncillos de lino blanco vestirá sobre su carne. Luego alzará las cenizas a que el fuego habrá reducido el holocausto sobre el altar, y las pondrá a un lado del altar. 11 En seguida se quitará aquellos vestidos, y se pondrá otros vestidos, y sacará las cenizas fuera del campamento a un lugar limpio. 12 El fuego empero sobre el altar arderá en éste; no se apagará, sino que el sacerdote quemará leña sobre él todas las mañanas, y pondrá en orden sobre él el holocausto, y hará consumir sobre él el sebo de las ofrendas pacíficas: 13 el fuego ha de arder perpetuamente sobre el altar; nunca se apagará.

14 Y esta es la ley de la ofrenda vegetal: La presentará uno de los hijos de Aarón delante de Jehová, enfrente del altar. 15 Y tomará de ella un puñado de la flor de harina de la ofrenda vegetal y de su aceite, con todo su olíbano que estará sobre la ofrenda vegetal; y hará consumir esto sobre el altar, como memorial de ella, de olor grato a Jehová. 16 Y lo sobrante de ella lo comerán Aarón y sus hijos; sin levadura será comido en lugar sagrado; dentro del atrio del Tabernáculo de Reunión lo han de comer. 17 No será cocido con levadura: se lo he dado a ellos como porción suya, de mis ofrendas encendidas; cosa sacratísima es, como lo es la ofrenda por el pecado, y como lo es la ofrenda por la culpa. 18 Todos los varones de los hijos de Aarón comerán de ello, como porción legal suya para siempre, durante vuestras generaciones, de las ofrendas encendidas de Jehová; todo cuanto las tocare será santificado.

19 Y habló Jehová a Moisés, diciendo: 20 Esta será la oblación de Aarón y de sus hijos, que ellos presentarán a Jehová desde el día en que él fuere ungido: la décima parte de un efa de flor de harina, como ofrenda vegetal perpetua, la mitad por la mañana y la otra mitad por la tarde. 21 En sartén será preparada con aceite; bien frita la traerás; como las preparaciones cocidas de la ofrenda vegetal; en pedazos la presentarás por olor grato a Jehová. 22 Y el sacerdote que de entre sus hijos fuere ungido en su lugar, habrá de ofrecerla: por estatuto perpetuo de Jehová será totalmente quemada. 23 Asimismo toda ofrenda vegetal de sacerdote será totalmente quemada; no será comida.

24 Y habló Jehová a Moisés, diciendo: 25 Habla a Aarón y a sus hijos y diles: Esta es la ley de la ofrenda por el pecado: En el lugar donde se degüella el holocausto será degollada la ofrenda por el pecado, delante de Jehová: cosa sacratísima es. 26 El sacerdote que hiciere la ofrenda por el pecado la comerá; en lugar sagrado la comerá, dentro del atrio del Tabernáculo de Reunión. 27 Todo lo que tocare su carne será santificado; y cuando saltare de su sangre sobre algún vestido, lavarás aquello en que hubiere saltado, en lugar sagrado. 28 Y la vasija de barro en que fuere cocida será quebrada; y si fuere cocida en vasija de cobre, ésta será fregada y enjuagada con agua. 29 Todo varón de entre los sacerdotes podrá comer de ella; cosa sacratísima es. 30 Mas ninguna ofrenda por el pecado, de la cual fuere traída parte de su sangre dentro del Tabernáculo de Reunión para hacer expiación en el Santuario, será comida; a fuego será quemada.

navigate_before Levítico 5 Levítico 7 navigate_next
arrow_upward Arriba