Capítulos Todos
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Hebreos 10 Hebreos 12 navigate_next

Hebreos 11

La fe: su naturaleza, sus efectos y las promesas que se vinculan
Salmo 33:6, 9; Juan 8:561 Pedro 1:8

1 La fe es la certidumbre de las cosas esperadas, la convicción de las realidades que aún no se ven. 2 Porque por ella los antiguos recibieron testimonio. 3 Por la fe entendemos que los mundos fueron creados por la palabra de Dios; de manera que lo que se ve, fue hecho de cosas que no se veían.

Testigos fieles del Antiguo Testamento

4 Por la fe Abel ofreció a Dios un mejor sacrificio que Caín; mediante el cual se le dio testimonio de que era justo, atestiguando Dios respecto a sus dones; y mediante ella, incluso muerto, aún habla. 5 Por la fe Enoc fue trasladado para que no viese la muerte; y no fue hallado, porque le trasladó Dios; porque antes del traslado obtuvo testimonio de haber agradado a Dios. 6 Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que existe, y que recompensa a los que le buscan. 7 Por la fe Noé, advertido por Dios acerca de lo que aún no se veía, con reverente temor preparó un arca para la salvación de su casa; por esa arca condenó al mundo, y vino a ser heredero de la justicia que es según la fe. 8 Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir a un lugar que iba a recibir por herencia; y salió sin saber adónde iba. 9 Por la fe habitó como extranjero en la tierra de la promesa como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa; 10 porque esperaba la ciudad que tiene [los] cimientos; cuyo arquitecto y hacedor es Dios. 11 Por la fe también Sara misma recibió poder para concebir un hijo, cuando ya había pasado la edad, porque consideró fiel a aquel que había prometido. 12 Por lo cual también de uno, ya casi muerto, nacieron como las estrellas del cielo en multitud, e innumerables como los granos de arena a la orilla del mar. 13 En la fe murieron todos estos, no habiendo obtenido las promesas; pero las vieron y las saludaron de lejos, y confesaron que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra. 14 Porque los que tales cosas dicen, manifiestan que buscan una patria. 15 Y, por cierto, si se hubiesen acordado de la de donde salieron, tiempo habrían tenido para regresar. 16 Pero ahora aspiran a una mejor, es decir, la celestial. Por lo cual Dios no se avergüenza de ellos, ni de ser llamado Dios suyo; porque les preparó una ciudad. 17 Por la fe Abraham, siendo probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía a su hijo unigénito, 18 de quien se había dicho: «En Isaac te será llamada descendencia;» [Génesis 21:12] 19 estimando que Dios podía resucitarle aun de entre los muertos, de donde, en sentido figurado, también lo volvió a recibir. 20 Por la fe Isaac bendijo a Jacob y a Esaú respecto al porvenir. 21 Por la fe Jacob, moribundo, bendijo a cada uno de los hijos de José; y adoró apoyado sobre el extremo de su bordón. 22 Por la fe José, al morir, hizo mención del éxodo de los hijos de Israel, y dio orden acerca de sus huesos. 23 Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido tres meses por sus padres; porque vieron que el niño era hermoso, y no temieron el edicto del rey. 24 Por la fe Moisés, ya hombre, rehusó ser llamado hijo de la hija del Faraón, 25 escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar por un tiempo de los deleites del pecado, 26 teniendo por mayor riqueza el vituperio de Cristo que los tesoros de Egipto; porque tenía puesta su mirada en la remuneración. 27 Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque perseveró como viendo al Invisible. 28 Por la fe celebró la Pascua y la aspersión de la sangre, para que el exterminador de los primogénitos no los tocase a ellos. 29 Por la fe atravesaron el mar Rojo como a través de tierra seca; mientras que, cuando los egipcios intentaron hacerlo, perecieron ahogados. 30 Por la fe los muros de Jericó cayeron tras ser rodeados durante siete días. 31 Por la fe Rahab, la ramera, no pereció con los que rehusaron creer, porque acogió a los espías en paz. 32 ¿Y qué más diré? Porque me faltará el tiempo para hablar de Gedeón, Barac, Sansón, Jefté, David, así como de Samuel y de los profetas; 33 los cuales por la fe conquistaron reinos, ejercieron la justicia, obtuvieron promesas, cerraron bocas de leones, 34 apagaron el poder del fuego, escaparon del filo de la espada, en su debilidad fueron revestidos de poder, se hicieron poderosos en batallas, pusieron en fuga ejércitos extranjeros. 35 Mujeres recibieron por resurrección a sus muertos; otros fueron maltratados no aceptando la liberación, para obtener mejor resurrección. 36 Otros tuvieron prueba de burlas y azotes, y también de cadenas y cárcel; 37 fueron apedreados, puestos a prueba, aserrados, muertos a espada, anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de pieles de cabras, pasando necesidades, afligidos, maltratados 38 (de los cuales el mundo no era digno), errantes por desiertos y montañas, en cuevas y cavernas de la tierra. 39 Y todos estos habiendo recibido testimonio a causa de su fe, no alcanzaron la promesa, 40 habiendo previsto Dios algo mejor para nosotros; para que no lleguen a la perfección sin nosotros.

navigate_before Hebreos 10 Hebreos 12 navigate_next
arrow_upward Arriba