Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before 2 Samuel 23 1 Reyes 1 navigate_next

2 Samuel 24

1 Y OTRA vez se encendió la ira de Jehová contra Israel. Porque había incitado a David contra ellos, con decirle: ¡Anda, toma la cuenta de Israel y de Judá! 2 Por lo cual dijo el rey a Joab, jefe del ejército que tenía: Quiero que recorras todas las tribus de Israel, desde Dan hasta Beer-seba, y hagas alistamiento del pueblo, para que yo sepa el número de la gente de guerra. 3 Entonces dijo Joab al rey: Pues añada Jehová tu Dios al pueblo cien tantos de lo que son, y los ojos de mi señor el rey lo vean; mas ¿por qué se complace mi señor el rey en esta cosa? 4 Sin embargo la palabra del rey prevaleció contra Joab y los príncipes del ejército; por manera que salieron Joab y los príncipes del ejército de la presencia del rey, para alistar el pueblo de Israel. 5 Pasaron pues el Jordán, y acamparon en Aroer, a la derecha de la ciudad que está en medio del Valle de Gad, y llegaron hasta Jazer. 6 Luego fueron a Galaad y a Tahtimhodsi, y llegaron a Dan-yaán, y a los alrededores de Sidón. 7 Vinieron en seguida a la plaza fuerte de Tiro, con todas las ciudades de los Heveos y los Cananeos; y salieron al Mediodía de Judá, en Beer-seba. 8 De suerte que recorrieron todo el país y volvieron, al fin de nueve meses y veinte días, a Jerusalem. 9 Y Joab dió al rey la suma del censo del pueblo: y fueron los de Israel ochocientos mil hombres valientes que sacaban espada, y los de Judá, quinientos mil hombres.

10 Mas el corazón de David le remordió después que hubo contado el pueblo. Y dijo David a Jehová: ¡He pecado gravemente en lo que acabo de hacer! ahora pues, oh Jehová, yo te ruego perdones la iniquidad de tu siervo; porque he obrado muy insensatamente. 11 Y cuando se levantó David por la mañana, Gad profeta, vidente de David, tuvo revelación de Jehová, que decía: 12 Vé y di a David: Así dice Jehová: Tres cosas voy a proponerte; escoge para ti una de ellas, para que yo te la otorgue. 13 Entonces vino Gad a David, y se lo propuso, diciendo: ¿Quieres que vengan sobre ti siete años de hambre en tu tierra? ¿o sea que por tres meses huyas delante de tus adversarios, en tanto que ellos te persigan? ¿o sea que haya tres días de peste en tu tierra? Ahora bien, considera y ve qué respuesta he de llevar al que me envió. 14 David entonces respondió a Gad: Me veo en muy grande estrecho. ¡Ruégote caigamos en manos de Jehová; porque grandes son sus compasiones; mas no caiga yo en mano de los hombres!

15 Por lo cual Jehová envió la peste en medio de Israel, desde aquella mañana hasta el tiempo señalado; y murieron del pueblo, desde Dan hasta Beer-seba, setenta mil hombres. 16 Luego extendió el ángel su mano hacia Jerusalem para destruirla; pero Jehová se dolió del mal, y dijo al ángel que destruía al pueblo: ¡Basta; detén ahora tu mano! Y el ángel de Jehová estaba junto a la era de Arauna jebuseo. 17 Y David, cuando vió al ángel que hería al pueblo, habló a Jehová, y dijo: ¡He aquí que yo he pecado, y yo he obrado perversamente! mas estas ovejas, ¿qué han hecho? ¡Yo te ruego que sea tu mano contra mí y contra la casa de mi padre!

18 Y Gad vino a David aquel día, y le dijo: Sube, levanta un altar a Jehová en la era de Arauna jebuseo. 19 Subió pues David, conforme al dicho de Gad, según había mandado Jehová. 20 Entonces tendiendo Arauna la vista, vió al rey y a sus siervos que venían hacia él; con lo cual salió Arauna, y postróse delante del rey, rostro a tierra. 21 Y dijo Arauna: ¿Por qué viene el rey mi señor a su siervo? Y David respondió: Para comprar de ti la era, a fin de edificar allí un altar a Jehová, y hacer que se detenga la plaga que asuela al pueblo. 22 Dijo entonces Arauna al rey: Tome el rey mi señor, y ofrezca lo que sea bueno en su vista. Mira, aquí hay bueyes para el holocausto, y los trillos y demás aparejos de los bueyes para leña. 23 Todo esto, oh rey, Arauna lo da al rey. Arauna dijo además al rey: ¡Jehová tu Dios te sea propicio! 24 Pero el rey respondió a Arauna: No, sino que ciertamente por precio te lo he de comprar; pues que no ofreceré a Jehová mi Dios holocaustos sin costo. Por manera que David compró la era y los bueyes en cincuenta siclos de plata. 25 Entonces David edificó allí un altar a Jehová, y ofreció holocaustos y ofrendas pacíficas; con lo cual Jehová fué propicio a la tierra; y fué detenida la mortandad entre Israel.

navigate_before 2 Samuel 23 1 Reyes 1 navigate_next
arrow_upward Arriba