Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Job 37 Job 39 navigate_next

Job 38

1 EN esto, Jehová respondió a Job desde el torbellino, y dijo: 2 ¿Quién es éste que obscurece mi consejo con palabras sin cordura? 3 Cíñete pues los lomos, como hombre valeroso; que yo te preguntaré, y tú me harás saber. 4 Tú ¿dónde estabas cuando yo eché los cimientos de la tierra? decláramelo, si posees inteligencia. 5 ¿Quién le puso sus medidas, (ya que tanto sabes), o quién extendió sobre ella cordel? 6 ¿Sobre qué fueron asentadas sus basas, o quién echó su piedra angular; 7 cuando a una cantaron las estrellas de la mañana, y gritaron de alegría todos los hijos de Dios? 8 También ¿quién encerró con puertas la mar, cuando se lanzó afuera, como si saliera del seno materno? 9 cuando le puse las nubes por pañales, y las densas tinieblas por envoltura; 10 cuando la domeñé con mi decreto, y le puse barras y puertas, 11 y dije: ¡hasta aquí llegarás, y no pasarás más adelante; y ahí se detendrán tus ondas orgullosas! 12 ¿En tus días has dado órdenes a la mañana? ¿has hecho conocer al alba su lugar; 13 para que eche mano a los cabos de la tierra, y se ahuyenten de ella los inicuos? 14 Ella muda luego de aspecto como el barro bajo del sello, y se presentan todas las cosas como vestidas de nuevo: 15 de los malhechores empero su luz es retirada, y el brazo levantado queda paralizado. 16 ¿Has penetrado tú hasta los manantiales del mar; o has pasado por las honduras recónditas del abismo? 17 ¿Te han sido reveladas las puertas de la muerte, o has mirado tú las puertas de la sombra de muerte? 18 ¿Lo has examinado todo hasta lo más ancho de la tierra? Dime, si tú sabes todo esto. 19 ¿Dónde está el camino que conduce a la morada de la luz? y en cuanto a las tinieblas, ¿dónde está su lugar; 20 para que tú la lleves a sus linderos, o para que disciernas los senderos de su casa? 21 ¡Tú lo sabes sin duda porque habías entonces nacido, y porque el número de tus días es grande! 22 ¿Has entrado tú en los depósitos de la nieve, o has mirado los almacenas del granizo, 23 que tengo reservados para el tiempo de angustia, para el día del conflicto y de la batalla? 24 ¿Cuál es el camino por donde parte el relámpago? ¿o por dónde se derrama el solano sobre la tierra? 25 ¿Quién señaló regueras al turbión, y caminos al rayo, 26 para hacer llover sobre una tierra donde nadie habita, sobre el desierto, donde no hay hombre; 27 para hartar la tierra desolada y devastada, y para hacer brotar la menuda hierba? 28 ¿Tiene la lluvia padre? ¿o quién ha engendrado las gotas del rocío? 29 ¿Del seno de quién salió el hielo? y la escarcha del cielo ¿quién la dió a luz? 30 Como debajo de piedra se esconden las aguas, y la superficie del abismo se congela. 31 ¿Puedes tú atar los vínculos de las Pléyades, o desatar las ligaduras del Orión? 32 ¿Puedes sacar los signos del zodíaco a su tiempo, o guiarás a la Osa y sus cachorros? 33 ¿Conoces las leyes de los cielos? ¿estableces tú su dominio en la tierra? 34 ¿Puedes alzar a la nube tu voz, para que te cubra abundancia de aguas? 35 ¿Puedes enviar los rayos, para que se vayan, y para que a ti te digan: ¡Henos aquí! 36 ¿Quién puso la sabiduría en lo íntimo del hombre? ¿o quién ha dado inteligencia a la mente? 37 ¿Quién puede contar las nubes con su sabiduría, o vaciar los odres de los cielos, 38 cuando se derrama el polvo como metal fundido, y los terrones se endurecen? 39 ¿Cazarás tú la presa para la leona? ¿o saciarás el hambre de los leoncillos, 40 cuando se agachan en sus guaridas, y se echan en la espesura, para estar de acecho? 41 ¿Quién prepara para el cuervo su alimento, cuando sus hijuelos claman a Dios por auxilio, y andan errantes por falta de comida?

navigate_before Job 37 Job 39 navigate_next
arrow_upward Arriba