Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Job 31 Job 33 navigate_next

Job 32

1 CESARON pues aquellos tres hombres de responder a Job; porque era justo en sus propios ojos. 2 Entonces se encendió la ira de Eliú hijo de Baraquel, buzita, de la familia de Ram: contra Job se encendió su ira, por cuanto se había justificado a sí mismo más bien que a Dios; 3 y contra sus tres amigos se encendió su ira, por cuanto no hallaron qué contestar, y con todo habían condenado a Job. 4 Mas había Eliú tardado en contestar a Job, porque eran los otros de mayor edad que él. 5 Empero cuando vió Eliú que no había respuesta alguna en la boca de aquellos tres hombres, entonces encendióse su ira. 6 Respondió pues Eliú hijo de Baraquel, buzita, y dijo: Joven soy yo, mas vosotros sois ancianos; por eso me arredré, y no me atreví a manifestaros mi opinión. 7 Yo decía: Los días deben hablar, y la multitud de años debe dar a conocer la sabiduría. 8 Pero hay un espíritu en los mortales, y la inspiración del Todopoderoso les da la inteligencia. 9 No siempre los grandes son sabios, ni los ancianos entienden lo justo. 10 Por tanto dije: Escuchadme a mí; yo también voy a manifestar mi opinión. 11 He aquí que he esperado para oír vuestras palabras; presté oídos para escuchar vuestras razones, en tanto que buscabais qué decir. 12 A vosotros he prestado atención, mas he aquí que no hay ninguno que haya convencido a Job, ni hay entre vosotros quien responda a sus palabras. 13 No digáis entonces: Hemos hallado nosotros la sabiduría; pues que Dios le vence, no el hombre. 14 Empero no dirigió contra mí sus palabras, ni con vuestros dichos le voy a contestar. 15 ¡Quedaron confusos; no respondieron más; ni una palabra pudieron decir! 16 ¿Y debo yo esperar cuando ya no hablan, cuando se detienen, y no responden más? 17 Por eso yo también responderé mi parte, manifestaré yo también mi opinión; 18 porque lleno estoy de palabras, me constriñe el espíritu dentro de mí. 19 He aquí que mi interior está como el vino que no tiene respiradero; como odres nuevos que están a punto de reventar. 20 Hablaré, para desahogarme; abriré mis labios y responderé. 21 Permítaseme que no haga para con nadie acepción de personas, ni use con nadie de lisonjeros títulos. 22 Que yo no sé hablar lisonjas; a no ser así, muy en breve me quitaría mi Hacedor.

navigate_before Job 31 Job 33 navigate_next
arrow_upward Arriba