Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Job 28 Job 30 navigate_next

Job 29

1 Y TORNÓ Job a entonar su canto, y dijo: 2 ¡Quién diera que yo estuviese como en los meses pasados, como en los días en que Dios me guardaba! 3 ¡cuando resplandecía su lámpara sobre mi cabeza, y a su luz andaba yo por en medio de tinieblas; 4 cual fuí en el otoño de mis días, cuando la privanza de Dios guardaba mi morada; 5 mientras el Todopoderoso estaba aún conmigo, y mis hijos en derredor de mí; 6 cuando bañaba mis pasos con leche, y la roca me brotaba arroyos de aceite! 7 Cuando yo salía entonces a la puerta, junto a la ciudad, cuando en la plaza hacía preparar mi asiento, 8 me veían los jóvenes, y se retiraban; los ancianos también se levantaban, y permanecían en pie. 9 Los príncipes dejaban de hablar, y ponían la mano sobre su boca. 10 La voz de los nobles se acallaba, y su lengua se pegaba a su paladar. 11 Cuando el oído me escuchaba, me bendecía; y al verme el ojo, me daba testimonio: 12 porque yo libraba al pobre cuando clamaba, al huérfano también, que no tenía ayudador. 13 La bendición del que iba a perecer venía sobre mí, y yo hacía cantar de gozo el corazón de la viuda. 14 De justicia me arropaba, y ella me revestía; como manto y turbante era mi rectitud. 15 Ojos era yo para el ciego, y pies para el cojo. 16 Era padre a los menesterosos, y en la causa aun de aquel que no conocía, me informaba con diligencia: 17 y quebraba los colmillos del inicuo, y de sus dientes arrancaba la presa. 18 Yo pues decía: Seguramente en mi nido he de morir, y multiplicaré mis días como la arena; 19 mi raíz se extenderá junto a las aguas, y el rocío posará toda la noche sobre mi rama; 20 mi gloria será siempre nueva en mí, y mi arco en mi mano renovará su fuerza. 21 A mí los hombres me escuchaban, y esperaban; en silencio aguardaban mi consejo. 22 Después de mi dicho no volvían a responder; pues que sobre ellos destilaba cual rocío mi palabra. 23 Me esperaban como a la lluvia, y ensanchaban su boca, como aspirando a la lluvia tardía. 24 Si me sonreía con ellos, no lo creían; y la luz de mi rostro nunca la tuvieron en poco. 25 Yo escogía su camino, y me sentaba entre ellos como el jefe; y habitaba como rey en medio de ejército, y como quien consuela a los afligidos.

navigate_before Job 28 Job 30 navigate_next
arrow_upward Arriba