Capítulos Todos
1 2 3 4 5 6
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Efesios 5 Filipenses 1 navigate_next

Efesios 6

1 HIJOS, obedeced a vuestros padres en el Señor; porque esto es propio. 2 Honra a tu padre y a tu madre (que es el primer mandamiento con promesa), 3 para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. 4 Y vosotros padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino educadlos en la disciplina y amonestación del Señor.

5 Siervos, sed obedientes a los que, según la carne, son vuestros amos, con temor y temblor, en sencillez de vuestro corazón, como a Cristo: 6 no sirviendo al ojo, como los que procuran agradar a los hombres, sino antes, como siervos de Cristo, haciendo de corazón la voluntad de Dios; 7 de buena gana haciendo el servicio, como que lo hacéis al Señor, y no a los hombres; 8 sabiendo que cualquiera cosa buena que hiciere cada uno, lo mismo volverá a recibir de parte del Señor, sea siervo, o sea libre. 9 Y vosotros, los amos, haced lo mismo para con ellos, y dejad las amenazas; conociendo que el amo de ellos y el vuestro está en los cielos, y que no hay acepción de personas para con él.

10 Por lo demás, hermanos, esforzaos en el Señor y en el poder de su fortaleza. 11 Revestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. 12 Porque no tenemos nuestra lucha contra carne y sangre, sino contra los principados, contra las potestades, contra los gobernantes de las tinieblas de este mundo, contra las huestes espirituales de iniquidad en las regiones celestiales. 13 Por lo cual, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo hecho todo, estar firmes. 14 Estad pues firmes, teniendo los lomos ceñidos de la verdad, y habiéndoos vestido de la coraza de la justicia, 15 y habiéndoos calzado los pies de alegre prontitud para propagar el evangelio de la paz; 16 y sobre todo, embrazando el escudo de la fe, con en cual podréis apagar todos los dardos encendidos del maligno. 17 Tomad asimismo el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; 18 orando en Espíritu con toda forma de oración y plegaria, en todo tiempo; y velando para ello con toda perseverancia y plegaria por todos los santos, 19 y por mí para que se me conceda libertad de palabra, en abrir mi boca con denuedo, para dar a conocer el misterio del evangelio; 20 a causa del cual soy un embajador en prisiones; para que en ello yo hable denodadamente, así como debo hablar.

21 Mas para que sepáis vosotros también el estado de mis cosas, y lo que voy haciendo, Tíquico, amado hermano y fiel ministro en el Señor, os lo dará a conocer todo: 22 a quien he enviado a vosotros, para esto mismo, a fin de que conozcáis lo que toca a nosotros, y para que él consuele vuestros corazones.

23 Paz a los hermanos, y amor con fe, de parte de Dios Padre y del Señor Jesucristo. 24 La gracia sea con todos los que aman a nuestro Señor Jesucristo en sinceridad. Amén.

navigate_before Efesios 5 Filipenses 1 navigate_next
arrow_upward Arriba