Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before Apocalipsis 19 Apocalipsis 21 navigate_next

Apocalipsis 20

1 Y VÍ a un ángel bajar del cielo, teniendo la llave del abismo y una gran cadena en su mano. 2 Y prendió al dragón, aquella serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y le ató por mil años, 3 y le arrojó en el abismo, al cual cerró, sellándolo sobre él, para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen acabados los mil años; después de lo cual es menester que sea soltado por un poco de tiempo.

4 Y ví tronos; y se sentaron sobre ellos; y les fué dada facultad de juicio: y las almas de los que habían sido degollados a causa del testimonio de Jesús, y a causa de la palabra de Dios, y cuantos no habían adorado a la bestia, ni a su imagen, y no habían recibido la marca en sus frentes ni sobre su mano; y vivieron, y reinaron con Cristo mil años. 5 Los demás de los muertos no tornaron a vivir hasta que fuesen acabados los mil años. Ésta es la resurrección primera. 6 ¡Dichoso y santo es el que tiene parte en la resurrección primera! sobre los tales la segunda muerte no tiene poder; sino que serán sacerdotes de Dios y del Cristo, y reinarán con éste mil años.

7 Y cuando fueren acabados los mil años, Satanás será desatado de su prisión, 8 y saldrá para extraviar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y Magog, a fin de congregarlos para la guerra; cuyo número es como las arenas del mar. 9 Y subieron sobre la anchura de la tierra, y cercaron el campamento de los santos en derredor, y la ciudad amada: y bajó fuego del cielo, y los devoró. 10 Y el diablo que los había extraviado fué arrojado en el lago de fuego y azufre, endonde están también la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.

11 Y ví un gran trono blanco, y al que estaba sentado sobre él, de cuya presencia huyó la tierra y el cielo; y no fué hallado lugar para ellos. 12 Y ví a los muertos, pequeños y grandes, estar en pie delante del trono; y abriéronse los libros; abrióse también otro libro, que es el libro de la vida: y los muertos fueron juzgados de acuerdo con las cosas escritas en los libros, según sus obras. 13 Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el sepulcro entregaron los muertos que había en ellos: y fueron juzgados cada uno conforme a sus obras. 14 Y la muerte y el sepulcro fueron arrojados en el lago de fuego. Esta es la muerte segunda. 15 Y cualquiera que no fué hallado escrito en el libro de la vida, fué arrojado en el lago de fuego.

navigate_before Apocalipsis 19 Apocalipsis 21 navigate_next
arrow_upward Arriba