Capítulos Todos
Antiguo Testamento
Nuevo Testamento
navigate_before 2 Reyes 7 2 Reyes 9 navigate_next

2 Reyes 8

1 Y ELISEO avisó a la mujer cuyo hijo él había resucitado, diciendo: Levántate y véte, tú y tu casa, a habitar temporalmente en dondequiera que puedas; porque Jehová ha llamado el hambre; la cual también vendrá sobre el país por siete años. 2 Levantóse entonces la mujer, e hizo conforme al dicho del varón de Dios; pues se fué, ella y su casa, y habitó en el país de los Filisteos siete años. 3 Y aconteció que al fin de los siete años, volvió la mujer del país de los Filisteos; y salió a reclamar ante el rey su casa y su campo. 4 Y el rey estaba hablando con Giezi, criado del varón de Dios, y le había dicho: Ruégote me refieras todas las maravillas que ha hecho Eliseo. 5 Y él le estaba contando al rey de cómo había resucitado a un muerto, cuando he aquí a la mujer misma, cuyo hijo el profeta había resucitado, la cual venía a reclamar ante el rey su casa y su campo. Con lo cual dijo Giezi: ¡Oh rey, señor mío, ésta es la mujer, y éste su hijo a quien resucitó Eliseo! 6 En seguida le preguntó el rey a la mujer, y ella se lo contó. Entonces el rey le señaló cierto camarero, diciendo a éste: Haz que se le restituya todo lo suyo, con todos los frutos de su campo, desde el día que dejó el país hasta ahora.

7 Y fué Eliseo a Damasco; y Ben-hadad rey de Siria estaba enfermo. Y le fué dado aviso, diciendo: Acaba de llegar acá el varón de Dios. 8 Entonces dijo el rey a Hazael: Toma contigo un regalo, y véte a recibir al varón de Dios, y consulta a Jehová por medio de él, diciendo: ¿Sanaré de esta enfermedad? 9 Fué pues Hazael a recibirle, llevando consigo, por regalo, de todo lo más precioso de Damasco, la carga de cuarenta camellos: y vino y se presentó delante de él, diciendo: Tu hijo Ben-hadad, rey de Siria, me ha enviado a ti a preguntar: ¿Sanaré de esta enfermedad? 10 A lo que le dijo Eliseo: Véte, dile: De ella podrás ciertamente sanar; y sin embargo me ha revelado Jehová que él ciertamente morirá. 11 Luego fijó su semblante contemplándole, y se mantuvo así hasta que el otro se llenó de confusión: también lloró el varón de Dios. 12 Por lo cual le dijo Hazael: ¿Por qué llora mi señor? Y él respondió: Porque yo sé el mal que tú vas a hacer a los hijos de Israel: sus plazas fuertes entregarás a las llamas, y sus mancebos matarás a cuchillo, y estrellarás sus pequeñitos, y rajarás sus mujeres preñadas. 13 A lo cual respondió Hazael: Pues ¿quién es tu siervo, perro como soy, para que él haga esta cosa tan grande? Entonces le dijo Eliseo: Jehová me ha hecho verte a ti rey de Siria. 14 Él pues partió de Eliseo y volvió a su señor; el cual le preguntó: ¿Qué te ha dicho Eliseo? Y él contestó: Me ha dicho que ciertamente sanarás. 15 Mas aconteció que al otro día tomó un paño, y mojándolo en agua, lo tendió sobre el rostro del rey, de manera que murió; y reinó Hazael en su lugar.

16 Y en el año quinto de Joram hijo de Acab, rey de Israel, y siendo Josafat aún rey de Judá, comenzó a reinar Joram hijo de Josafat, rey de Judá. 17 De edad de treinta y dos años era cuando entró a reinar, y ocho años reinó en Jerusalem. 18 Y anduvo en los caminos de los reyes de Israel, conforme a lo que hacía la casa de Acab; porque la hija de Acab era su mujer; hizo pues lo que era malo a los ojos de Jehová. 19 Pero Jehová no quiso destruir a Judá, por causa de David su siervo, según le había prometido que le daría siempre una lámpara a él y a sus hijos. 20 En sus días rebelóse Edom, saliendo de bajo el dominio dé Judá; y constituyeron los Idumeos sobre sí un rey. 21 Joram pues pasó a Zair, y todos los carros de guerra con él: Y sucedió que levantándose de noche, hirió a los Idumeos, que le habían cercado a él y a los capitanes de los carros; de modo que huyó la gente a sus estancias. 22 Con todo rebelóse Edom, y salió de bajo el dominio de Judá hasta el día de hoy. Entonces rebelóse la ciudad de Libna al mismo tiempo. 23 Y las demás cosas de Joram, y todo lo que hizo, ¿no están escritas en el libro de las crónicas de los reyes de Judá? 24 Y yació Joram con sus padres, y fué enterrado con sus padres en la ciudad de David; y reinó Ocozías su hijo en su lugar.

25 En el año doce de Joram hijo de Acab, rey de Israel, comenzó a reinar Ocozías hijo de Joram, rey de Judá. 26 De edad de veinte y dos años era Ocozías cuando entró a reinar, y un año reinó en Jerusalem; y el nombre de su madre fué Atalia, hija de la casa de Omri rey de Israel. 27 Y anduvo en el camino de la casa de Acab, e hizo lo que era malo a los ojos de Jehová, como la casa de Acab; porque era yerno de la casa de Acab. 28 Y fué con Joram hijo de Acab a la guerra contra Hazael rey de Siria, en Ramot-galaad, donde los Siros hirieron a Joram. 29 Por lo cual volvió el rey Joram para curarse en Jezreel de las heridas que le habían hecho los Siros en Ramá, cuando peleaba contra Hazael rey de Siria: y Ocozías hijo de Joram, rey de Judá, descendió a visitar a Joram hijo de Acab, en Jezreel, porque estaba allí enfermo.

navigate_before 2 Reyes 7 2 Reyes 9 navigate_next
arrow_upward Arriba