Inédito Nuevo

Carga / Peso

Gálatas 6:2, 5


person Autor: Christian BRIEM 24

flag Tema: Las pruebas y las enfermedades


Antworten auf Fragen zu biblischen Themen pág. 471

«Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumpliréis así la ley de Cristo» (Gál. 6:2).

«Cada cual llevará su propia carga» (Gál. 6:5).

En estos 2 versículos, de Gálatas 6, hay 2 palabras griegas diferentes que se traducen como “carga” o “peso”.

1 - Gálatas 6:2

La palabra en el versículo 2 es “baros”, que se deriva del adjetivo calificativo “barys” que significa “pesado”. Esta palabra siempre se refiere a una carga pesada o gravosa. He aquí algunos pasajes en los que se utiliza esta palabra:

«Estos últimos trabajaron una sola hora, y los has igualado a nosotros, que hemos llevado la carga del día y el calor abrasador» (Mat. 20:12).

«Como apóstoles de Cristo hubiéramos podido seros una carga» (1 Tes. 2:6).

«Pareció bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias» (Hec. 15:28).

«Nuestra ligera aflicción momentánea produce en medida sobreabundante un peso eterno de gloria» (2 Cor. 4:17).

2 - Gálatas 6:5

La palabra utilizada en Gálatas 6:5 es “phortíon”, derivada de “phéro” que significa “transportar, llevar”. Significa simplemente algo que hay que llevar, sea ligero o pesado. Los escribas y fariseos imponían, a los demás, cargas pesadas de llevar (Mat. 23:4 «cargas pesadas y difíciles de llevar»; Lucas 11:46 «cargas insoportables»). Pero el Señor Jesús podía decir: «Porque mi yugo es suave, y mi carga ligera» (Mat. 11:30).

3 - Diferencia de la exhortación

Gálatas 6:2 nos exhorta, pues, en la energía del amor activo, a estar listos para compartir las cargas de otros, bajo las cuales ellos gimen, tal vez, y que tienen dificultad a soportar, y hacerlas nuestras. ¡Cuántas cargas y cansancios hay en este mundo perverso! ¡Qué vasto campo de actividad encuentra aquí el amor cristiano!

Gálatas 6:5 nos muestra otro principio práctico del verdadero cristianismo: la responsabilidad personal. «Cada cual llevará su propia carga». Cada uno de nosotros debe responder por sí mismo, ante Dios, de lo que hace (no se trata, por supuesto, de nuestros pecados), pero esa carga no es pesada de llevar. Por eso encontramos aquí la otra palabra para «carga» (phortíon). El cristiano verdadero reconoce de todo corazón que, puesto que ha sido colocado en una relación tan maravillosa con Dios y con los suyos, es responsable de corresponder a esa relación en su vida práctica. Pero como estamos bajo la gracia y la gracia de Dios nos ayuda, el pensamiento de nuestra responsabilidad ante Dios no es una carga aplastante para nosotros. De hecho, ¡su yugo es fácil y su carga ligera!