Mentira ambiental: Las influencias espirituales que actúan

19 de Julio de 2021

La existencia de la mentira ambiental. La propaganda. Dios revela a los actores — 2 Crónicas 18 y 1 Reyes 22

 

En 2 Crónicas 18 y 1 Reyes 22 tenemos este extraño relato en el que Jehová está en su trono ante una asistencia, de ángeles o espíritus, llamada «ejército de los cielos». Interroga a esta asistencia sobre cómo persuadir al rey Acab de que vaya a la guerra para que lo maten allí. El autor de la sugerencia retenida es un espíritu de mentira; se propone ser un espíritu de mentira en todos los profetas al servicio de Acab. Su sugerencia tiene éxito, a pesar del artificio de Acab, quien quería hacer la guerra camuflándose y exponiendo al peligro a su compañero Josafat en lugar de a él mismo.

Lo sorprendente de este relato es que, aparentemente, Jehová puede consultar a los espíritus satánicos, y utilizar sus sugerencias y servicios. Pero no debemos equivocarnos sobre el significado de este texto. Dios ha querido iluminarnos sobre lo que dirige el curso de los acontecimientos del mundo, y que guía los centros de decisión en los asuntos de este mundo. Jehová no cuestionó porque necesitaba saber qué tenía que hacer y cómo hacerlo, sino que quería mostrarnos las influencias espirituales.

Al hombre que se cree lo suficientemente sabio e inteligente como para poder tomar las decisiones correctas sin Él, Dios le muestra cuáles son en realidad las poderosas influencias espirituales de las que el hombre es el juguete. Los espíritus malignos tienen como actividad habitual mentir y desorientar. Pero además de esto, Dios, en su gobierno, puede ejercer un castigo por el cual da rienda suelta a estos espíritus con respecto al hombre que se rebela contra su Palabra.

Estas cosas nos preocupan tanto más cuanto que, en nuestro tiempo, muchos hombres, a todos los niveles, no solo viven sin tener en cuenta a Dios, sino que lo ignoran voluntariamente y lo sustituyen por todos los ídolos que satisfacen sus inclinaciones; además, hoy, el hombre agrava su caso dando rienda suelta al libertinaje moral y al anticristianismo; y los medios de comunicación favorecen todo esto para aumentar su audiencia. Este es el estado de muchos hombres que se sienten en posición de influir o manipular el mundo. Era el caso de Acab, que fue a la guerra para recuperar Ramot.

Pero el hombre sigue teniendo la sensación de que hay influencias espirituales, y está dispuesto a indagar en ellas. Acab es un ejemplo. Y no faltan personas dispuestas a dar consejos. En la época de Acab había 400 profetas; hoy el mundo político tiene “profetas seculares” que llevan más bien el nombre de “consejeros”. El rey Acab tuvo la satisfacción de comprobar que todos estos profetas que le aconsejaban tenían opiniones concordantes en apoyo de sus proyectos. Frente a esta mayoría absoluta, solo hubo un desaprobador, Miqueas, profeta de Jehová. Pero, ¿por qué habría que tenerlo en cuenta, ya que era el representante de un culto que se consideraba anticuado, el del Dios Altísimo, Creador del cielo y de la tierra? Ahora bien, era precisamente este Dios (al que se quiere olvidar) el que da la luz correcta, y el que revela que todos los profetas de Acab y todos sus consejeros, estaban animados por un espíritu de mentira.

¡Qué descubrimiento! ¡El mundo y su sabiduría son conducidos en realidad por la mentira! Dios ha revelado a los actores:

a) en la tierra “falsos profetas” o propagandistas, y

b) en el aire o más bien en “los lugares celestiales” poderes espirituales de maldad (Efe. 6:12).

1 - ¿Va a tener éxito la mentira ambiental?

Los planes de Acab casi tienen éxito: ¡estaba tan cerca! Solo una grieta en la armadura (1 Reyes 22:34-35), y he aquí que un arquero lanza una flecha justo en ese lugar. Acab muere. Dios sabe cómo desbaratar las precauciones del hombre sin Dios. Dios tiene el control de los acontecimientos. Pero ese es otro asunto, el del gobierno de Dios. 2 Tesalonicenses 2:6-7, arroja luz sobre esto. El «misterio de la iniquidad» obra, pero aún no se ha desarrollado plenamente. Porque está «el que ahora lo retiene» (la presencia del Espíritu Santo en la tierra).

2 - ¿Hay conciencia de esta mentira ambiental?

La mentira baña el ambiente del mundo: en el relato del asunto de Acab, Dios muestra cómo sucede y, a pesar de esta luz en pleno día, no se cree; pero ahora no hay excusa, porque Dios ha levantado el velo de lo que realmente sucede (este es el propósito del relato en 2 Crón. 18).

Sin embargo, incluso personas que no están iluminadas por la Palabra de Dios se dan cuenta de la mentira circundante. La gente reflexiona a varios niveles, desde los medios de comunicación, de los políticos, pasando por todo tipo de personas; se asombran por ello, algunos incluso lo sufren; pero la mentira continúa.

El libro de Daniel, en el capítulo 2, relata el caso del rey Nabucodonosor, que había olvidado el sueño que le había preocupado durante la noche. Por la mañana, pidió a todos sus adivinos (adivinos, encantadores, magos, caldeos) que le contaran el sueño. Estos no pudieron y el rey les contestó: «Yo conozco ciertamente que vosotros ponéis dilaciones… Ciertamente preparáis respuesta mentirosa y perversa que decir delante de mí, entre tanto que pasa el tiempo» (Dan. 2:8-9). ¡He aquí un grande de este mundo, perfectamente consciente de las prácticas del mundo, y sin ilusión!

3 - ¿Hay alguna resistencia a esta mentira ambiental?

Cuando se trata de 400 contra uno (1 Reyes 22:6-7), el que dice la verdad y la proclama es neutralizado, aunque grite muy fuerte. Su influencia es aniquilada por todo tipo de medios.

La opresión, la censura, el muro del silencio y/o el ridículo burlón son algunos de los medios para aniquilar la verdad: Acab mandó poner a su detractor a pan y agua en la cárcel “hasta que volviera” (porque pensaba que volvería de la guerra, que no lo matarían). Otra técnica para eliminar la verdad es desacreditarla tachándola de “salida de tono” y, a sus defensores, de “conservadores” o “reaccionarios”, es decir, aquellos que no van en el sentido de la tendencia general, en la dirección de la historia trazada por la pluma de los falsos profetas. De hecho, se ha trivializado la afirmación de que todas las innovaciones son un progreso y un paso adelante; esta idea siempre nos sorprende por su ingenuidad y tenacidad, y nos entristece por su seducción.

4 - La situación actual: ¡Progreso en la mentira!

El apóstol Pedro advertía contra los burlones que «voluntariamente olvidan» (2 Pe. 3:3-5). Cuando uno ignora voluntariamente, se ha vaciado, por así decirlo, de sí mismo, y entonces está preparado para escuchar y recibir la mentira que se generaliza.

El apóstol Pablo también anuncia el tiempo en que la gente se apartará de la verdad y se volverá a las fábulas (2 Tim. 4:3-4). Satanás es el padre de la mentira (Juan 8:44); no está solo, está rodeado de sus acólitos, los espíritus de mentira, y de personas calificadas en 2 Corintios 11:13-15 como falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan de apóstoles de Cristo. Ahora, la mentira está por todas partes. Los medios de comunicación modernos acentúan el movimiento, incluidos muchos portales de Internet. Existe una connivencia y complicidad de los medios de comunicación para silenciar a los que denuncian el verdadero mal (el pecado), que es malo a los ojos de Dios y para silenciar las malas consecuencias de este.

Esto no va a desaparecer. Pronto, después del arrebato de la Iglesia, la mentira será incrementada por una «energía de error, para que crean a la mentira» (2 Tes. 2:11), y esta energía tendrá un poder tan extraordinario que logrará hacer creer al mundo que no hay necesidad de preocuparse por la desaparición de millones de verdaderos cristianos por el arrebato de la Iglesia. La culminación de todo esto será el tiempo del Anticristo; y el secularismo moderno prepara el camino, al rechazar a priori todo lo que viene de Dios.

5 - ¿Quién puede escapar de la mentira ambiental? ¿Cómo se puede escapar de ella?

Jesús dijo: «Yo soy el camino, y la verdad, y la vida» (Juan 14:6). «Tu palabra es la verdad» (Juan 17:17). El comienzo del Evangelio según Juan muestra al Señor Jesús en sus caracteres de «Palabra de Dios» y «Luz». Él es la luz del mundo, el que hace posible ver con claridad cuando todo es oscuro y tinieblas. Es a Cristo y a su Palabra a lo que debemos aferrarnos o volver hoy.

Bibliquest


notifications Otros temas de actualidad
arrow_upward Arriba