La salvación y sus tres aspectos


person Autor: Gerrid SETZER 1

flag Tema: Salvación


La salvación es un tema importante del Nuevo Testamento. Sin embargo, la salvación no tiene el mismo significado, dependiendo de los pasajes. Es necesario distinguir los diferentes aspectos. Esto no solo facilitará la comprensión de varios pasajes bíblicos, sino que estaremos impresionados como siempre por la salvación que Dios nos ofrece en Jesucristo.

La salvación que tenemos, como hijos de Dios en Jesucristo, se relaciona con el pasado, el presente y el futuro.

1 - Los diferentes aspectos de la salvación divina

1.1 - El pasado

Fuimos salvados cuando recibimos personalmente al Señor Jesús como Salvador. Esta salvación se basa en la muerte expiatoria de Cristo y nos la concede la gracia y la misericordia de nuestro Dios. No se basa en nuestras obras (Efe. 2:8; Tito 3:5). Dios nos salvó y por lo tanto no seremos perdidos (2 Tim. 1:9; Lucas 19:10).

Esta salvación inicial es evocada por varios pasajes de la Epístola a los Hebreos:

– «¿Cómo escaparemos nosotros, si despreciamos una salvación tan grande?» (2:3);

– «Porque convenía para Aquel… que llevando a muchos hijos a la gloria, perfeccionara al Autor de la salvación de ellos por medio de padecimientos» (2:10);

– «(Jesús) llegó a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen» (5:9);

– «Estamos persuadidos, respecto a vosotros, amados, de cosas mejores y que se relacionan con la salvación» (6:9).

1.2 - El presente

Somos salvos diariamente: Cristo está en el cielo e intercede por nosotros. Actúa por nosotros los creyentes «puede salvar por completo» (Hebr. 7:25; Rom. 5:10). Su servicio al cielo consiste en guardarnos durante nuestra carrera terrenal en un mundo lleno de peligros.

1.3 - El futuro

Seremos salvos cuando el Señor Jesús regrese. Esta salvación está siempre más cerca y la estamos esperando (Rom. 13:11; 1 Tes. 5:9). «Los que van a heredar salvación» (Hebr. 1:14). Cristo nos salvará de este mundo maligno, y nuestros cuerpos bajo las consecuencias del pecado serán transformados en la conformidad del cuerpo de su gloria (Fil. 3:20-21).

2 - Una ilustración

Imagina a un joven nadando en un lago. De repente, siente calambres y puede hundirse. Se han apercibido que está en apuros y un experimentado socorrista saltó al agua y vino a rescatarlo. Cuando el socorrista alcanza al joven, una dama en la orilla exclama con alivio: “Está salvado”.

El socorrista hábilmente agarró al joven, y ambos ya se dirigían a la costa. Otra persona que vio la escena con mucho cuidado exclama: “Es bueno que el socorrista haya podido salvarlo”.

Finalmente, el rescatador y el joven emergen del agua y se caen agotados en la hierba. El joven que había temido por su vida, susurra aliviado: “¡Ahora estoy salvado!”

Aquí encontramos los tres aspectos de la salvación en Jesucristo: el joven ya estaba, por un lado, salvado cuando el socorrista lo alcanzó. Por otro lado, también fue salvado lentamente, pero con seguridad, mientras avanzaba con su rescatador hacia la orilla. Pero no fue completamente salvo hasta que finalmente estuvo en tierra firme; fue entonces cuando dijo, “Ahora estoy salvado”.

Cristo nos salvó en el momento de nuestra conversión. Nos salva diariamente en el camino de la fe. Nos salvará por completo llevándonos a la gloria eterna.

3 - Conclusión

¿Estamos agradecidos de conocer al gran Salvador que nos ofreció una salvación tan grande? ¿Damos testimonio de nuestra salvación al mundo (Tito 2:13; 1 Juan 4:14)? Aunque vivimos en un mundo maligno, debemos tomar valor, porque el Señor intercede por nosotros en el cielo, y actúa por nuestro bien por medio de Su Espíritu. Además, estamos llenos de esperanza y de gozo, porque sabemos que nuestro Salvador regresará. «Aparecerá la segunda vez… para la salvación de los que le esperan» (Hebr. 9:28).

Según Gerrid Setzer - "Folge mir nach"


arrow_upward Arriba