La creación ¿sigue dando testimonio de un Creador?


person Autor: Manuel SEIBEL 3

flag Tema: Creación


Los cristianos siempre dicen que Dios creó esta Tierra. Pero, ¿podemos realmente todavía discernir la gloria del Creador? Hay quejas en casi todas partes sobre los daños causados en la naturaleza. Durante años ha habido informes de bosques, plantas, animales y personas, todos ellos enfermos. Realmente, ¿queda algo de la mano del Dios Creador?

Como confiamos en las declaraciones de la Biblia como la Palabra de Dios, nuestra fe no puede ser destruida por tales observaciones. Y en la Biblia leemos: «En el principio creó Dios los cielos y la tierra» (Gén. 1:1). Dios es verdaderamente el Creador de todo el universo. La Palabra de Dios también se refiere al Señor Jesús: «Porque en él fueron creadas todas las cosas: en los cielos y sobre la tierra, visibles e invisibles… todas las cosas fueron creadas por medio de él y para él» (Col. 1:16). Nosotros creemos firmemente en esto.

¿Cómo es que la creación aparece tan empobrecida y miserable en tantos lugares? La respuesta se encuentra en Romanos 8: «Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una sufre dolores de parto hasta ahora» (v. 22). El versículo 20 nos dice que el sufrimiento de la creación se debe a la caída del hombre. En otras palabras, no es Dios, sino nosotros que somos responsables del desastre ecológico y del daño a la naturaleza. Nuestros pecados conllevan una degradación generalizada. La naturaleza, que no está dotada de inteligencia, no tiene nada que ver. Pero ella sufre con nosotros; los dolores corporales y espirituales a los que estamos sometidos nos recuerdan esta desobediencia a Dios.

Alabado sea Dios, las cosas no terminarán ahí. Dios los restaurará en un orden maravilloso.

En Romanos 8:19, Pablo nos dice que la curación de la creación ocurrirá muy rápidamente. Sucederá después de nuestro arrebato y regreso del cielo a la tierra, con el Señor Jesús. Será al comienzo de su glorioso reinado de mil años. Entonces la naturaleza finalmente podrá respirar. El período de sufrimiento de más de 6.000 años, como resultado del pecado, terminará de una vez por todas.

Sin embargo, ¿no podemos reconocer la gloria del Creador hoy en día? ¡Oh, sí, podemos! Solo tenemos que observar cada órgano de un cuerpo humano sano, así como el funcionamiento armonioso de cada miembro. El ojo humano ya lo demuestra. Pero el mundo de los animales y de las plantas está lleno de evidencia de la grandeza de Dios. Alabado sea Dios porque no todo ha sido destruido y podemos, como antes, maravillarnos con los grandes milagros de la creación y alabar al Dios Creador.

«Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos» (Sal. 19:1). Dios no falló. El hombre ha degradado mucho la naturaleza. Sin embargo, a principios del Milenio, Dios restaurará todas las cosas maravillosamente. Es entonces cuando toda la naturaleza brillará con un brillo inimaginable.

 

«Buscad al que hace las Pléyades y el Orión» (Amós 5:8).

«Él hizo la Osa, el Orión y las Pléyades, y los lugares secretos del sur» (Job 9:9).

Publicado originalmente en Alemán en la revista: «Folge mir nach»


arrow_upward Arriba