Inédito Nuevo

Trabajar para Dios


person Autor: Brian REYNOLDS 3

flag Tema: Servicio


1 - Los valientes de David

«Estos son los nombres de los valientes que tuvo David... Abisai, hermano de Joab, hijo de Sarvia... Asael, hermano de Joab... Naharai el beerotita, escudero de Joab, hijo de Sarvia... treinta y siete por todos» (2 Sam. 23:8, 18, 24, 37, 39).

Varios pasajes de la Biblia nos dan listas de personas que sirvieron a Dios y cuyo trabajo registró. Es estimulante e instructivo para nosotros.

Justo antes de morir, David enumera los nombres de sus hombres fuertes. Todos eran grandes guerreros, pero algunos destacaban más que otros. Sin embargo, observamos que no se menciona un nombre. Joab, el general en jefe de David, no aparece en la lista. Esta omisión es tanto más llamativa cuanto que vemos que se menciona a sus dos hermanos, Abisai y Asael. Joab era ciertamente un gran soldado; había participado en muchas batallas y había desempeñado un papel crucial, obteniendo la victoria en nombre del rey. No cabe duda de las competencias de Joab como líder militar. Pero la historia de su vida también nos muestra que a menudo actuó para su propia gloria y para el mantenimiento de su posición como general en jefe. Esta preocupación le hizo despiadado: tanto Abner como Amasa, a quienes consideraba sus rivales, fueron asesinados (2 Sam. 3:27; 20:4-13). Un comentarista bíblico ha escrito: “Joab aparece cuando había algo malo que hacer o algo grande que ganar”.

Entre sus hombres fuertes, David menciona no solo a los hermanos de Joab, sino también al portador de armas de Joab, Naharai. Podemos deducir que este hombre cumplía fielmente su tarea y que el rey se había fijado en él. Puede que fuera un papel insignificante a los ojos de los hombres, pero Naharai sirvió a David con todo su corazón.

Así se revelará su verdadera naturaleza (véase 1 Cor. 3:12-15). Lo que cuenta no es la cantidad de trabajo hecho, sino la forma en que se ha hecho.

2 - Los constructores de Nehemías

«E inmediato a ellos restauraron los tecoítas; pero sus grandes no se prestaron para ayudar a la obra de su Señor» (Neh. 3:5).

A pesar del desprecio y la oposición, los judíos que habían decidido regresar de la deportación trabajaron duro para terminar la restauración de la muralla de Jerusalén y reparar sus diez puertas.

Entre ellos se encontraban los tecoítas. Venían de Tecoa, una ciudad de Judá a unos 18 km al sur de Jerusalén. Habían hecho el viaje a Jerusalén y habían demostrado que tenían celo por los intereses de Dios. Se les menciona dos veces en este capítulo como trabajando en diferentes partes del muro, lo que también es una prueba de su energía (v. 5, 27).

Pero para sus líderes es una historia diferente; ellos «no se prestaron para ayudar a la obra de su Señor». Otra traducción podría ser: no se rebajaron al servicio de su Señor. Esto nos muestra la razón de su inacción: ¡el orgullo! Consideraron que este trabajo no era digno de ellos. El orgullo es la raíz de muchos males, y la riqueza o una posición elevada en el mundo, o incluso en el servicio al Señor, puede ser un verdadero obstáculo para trabajar para Él (1 Tim. 6:9-10, 17). Los enemigos de los judíos, hombres prominentes y con conexiones políticas, consideraban ridícula la idea de construir aquel viejo y ruinoso muro; hablaban de él en términos despectivos (2:19). Por lo tanto, participar en este trabajo de reconstrucción, era también aceptar ser despreciado; por lo que los líderes pensaron que sus conciudadanos más humildes podrían hacer el trabajo y soportar el desprecio.

¿Construimos para nuestro Señor, pensando en la eternidad, o tenemos en cuenta cómo percibe el mundo lo que hacemos? Las labores de estos humildes tecoítas están registradas para siempre en la Palabra de Dios. Pero también se registra el hecho de que sus principales «no se prestaron para ayudar a la obra de su Señor». Sabemos que nuestro trabajo no es «vano en el Señor», aunque a veces lo parezca (1 Cor. 15:58). Todo se manifestará en el tribunal de Cristo.

3 - Los compañeros de obra de Pablo

«Saludad a Trifena y a Trifosa, que trabajan en el Señor. Saludad a la amada Pérsida, que trabajó mucho en el Señor» (Rom. 16:12).

Cuando David hizo la lista de sus hombres fuertes en 2 Samuel 23, Joab no estaba en la lista porque se ponía a sí mismo hacia adelante, y era un hombre violento. Se menciona a los jefes de los tecoítas que aparecen en Nehemías 3, pero para su vergüenza, ya que lo que se recuerda es que no se rebajaron a trabajar con el pueblo.

Pero en la lista de colaboradores de Pablo en Romanos 16, vemos algo muy diferente. El apóstol saluda a sus amigos, y también destaca la labor de algunos de ellos, señalando algunas actitudes agradables que merecen ser tenidas en cuenta. Menciona a tres hermanas cristianas: Trifena, Trifosa y Pérsida. Las dos primeras «trabajaron en el Señor», pero la tercera «trabajó mucho en el Señor». El Espíritu de Dios quiso que no se olvidara esta distinción indicada por la palabra «mucho». Dios ve y registra todo lo que se hace por Cristo. Pero Él no juzga como nosotros lo haríamos, ni siquiera sobre nuestras propias obras (1 Cor. 4:3-4). Mientras que nosotros pensábamos que algunas acciones eran meritorias, Dios nos dirá que solo eran pecaminosas; por el contrario, respecto a las acciones insignificantes que habíamos olvidado, Dios dirá que fueron hechas por Él.

No podemos tener ninguna duda sobre la realidad de la vida espiritual de estas tres mujeres, mientras que podríamos tener alguna con respecto a Joab y a los principales de Thecoa. Sin embargo, el Espíritu Santo hace una clara distinción en la actuación de estas tres hermanas de Romanos 16. En el tribunal de Cristo estaremos en cuerpos glorificados –«seremos semejantes a él» (1 Juan 3:2). Y lo que el Señor juzgará no será su propia obra. Pero nuestras obras serán examinadas a la luz de su ojo omnisciente. Recompensas serán dadas por lo que ha sido hecho por su Espíritu; lo demás se consumirá y se olvidará (1 Cor. 3:9-15).


arrow_upward Arriba