Inédito Nuevo

Alabanzas a Dios

Doxologías


person Autor: Frédy LENOIR 1


Nota del traductor:
La Palabra de Dios contiene numerosas doxologías, en el Antiguo Testamento, particularmente en los Salmos (David, Salomón… expresaron algunas durante su vida) como en las Epístolas del Nuevo Testamento.
Son breves exclamaciones o expresiones de alabanza que mencionan la gloria de Dios o la de Cristo.

1 - Romanos 11:32-36

Porque Dios encerró a todos en desobediencia, para tener misericordia de todos. ¡Oh profundidad de las riquezas, de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! Porque, ¿quién conoció la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero? ¿O quién le dio a él primero, y será recompensado? Porque de él, y por medio de él, y para él son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.

2 - Romanos 16:25-27

Y al que os puede fortalecer, según mi evangelio y la predicación de Jesucristo, según la revelación del misterio silenciado por tiempos eternos (pero ahora revelado y dado a conocer a todas las naciones por los escritos de los profetas, según el mandamiento del Dios eterno, para que los hombres obedezcan a la fe), al único sabio Dios, por Jesucristo, sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

3 - Gálatas 1:3-5

Gracia y paz a vosotros de Dios nuestro Padre, y del Señor Jesucristo; quien sí mismo se dio por nuestros pecados, para librarnos del presente siglo malo, según la voluntad de nuestro Dios y Padre, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

4 - Efesios 3:14-21

Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre, de quien toda familia en los cielos y en la tierra es nombrada, para que os dé, según la riqueza de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior, por su Espíritu; para que mediante la fe, Cristo habite en vuestros corazones, a fin de que arraigados y cimentados en amor, seáis capaces de comprender con todos los santos cuál es la anchura, la longitud, la altura y la profundidad, y conocer el amor de Cristo, que sobrepasa a todo conocimiento; para que seáis llenos hasta toda la plenitud de Dios. ¡Y al que es poderoso para hacer infinitamente más que todo lo que pedimos o pensamos, según el poder que actúa en nosotros, a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús, por todas las generaciones, por los siglos de los siglos! Amén.

5 - Filipenses 4:9-20

Lo que habéis aprendido, y recibido, y oído, y visto en mí, hacedlo; y el Dios de paz estará con vosotros. Mucho me he alegrado en el Señor de que al fin habéis hecho revivir vuestro interés por mí; bien habíais pensado, pero os faltó la oportunidad. No lo digo movido por la necesidad; porque he aprendido a estar contento en las circunstancias en las que me encuentro. Sé vivir en la pobreza y sé vivir en la abundancia; en toda cosa y en cada circunstancia he sido enseñado tanto a estar saciado como a tener hambre, a tener abundancia como a tener privaciones. Todo lo puedo en aquel que me fortalece. Sin embargo, habéis hecho bien en participar en mi aflicción. Y vosotros también sabéis, filipenses que, al comienzo del evangelio, cuando salí de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en cuanto a dar y recibir, sino vosotros solos; pues ya en Tesalónica, una vez, y hasta dos veces, enviasteis para aliviar mi necesidad. No que busque una dádiva, sino que busco el fruto que abunde a vuestra cuenta. Pero lo he recibido todo y tengo abundancia; estoy lleno al recibir por Epafrodito lo que me habéis enviado; perfume de buen olor, sacrificio aceptable, agradable a Dios. Mi Dios colmará toda necesidad vuestra, conforme a sus riquezas en gloria, en Cristo Jesús. Al Dios y Padre nuestro sea la gloria, por los siglos de los siglos. Amén.

6 - 1 Timoteo 1:11, 15, 17

Conforme al evangelio de la gloria del bendito Dios, que me fue confiado… Fiel es esta palabra y digna de toda aceptación: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores de los cuales yo soy el primero… ¡Al Rey de los siglos, incorruptible, invisible, único Dios, sea honor y gloria por los siglos de los siglos! Amén.

7 - 1 Timoteo 6. 11-16

Pero tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre. Pelea la buena batalla de la fe; echa mano de la vida eterna, a la que fuiste llamado y de la que has hecho la buena confesión delante de muchos testigos. Te mando delante de Dios, quien da vida a todas las cosas, y de Cristo Jesús, quien ante Poncio Pilato hizo la buena confesión, que guardes el mandamiento sin mácula, sin reproche, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo, la cual mostrará a su tiempo el bendito y único Soberano, el Rey de reyes y Señor de señores, el único que posee inmortalidad, que habita en una luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, a quien sea el honor y el poder eterno. Amén.

8 - 2 Timoteo 4:11, 16, 18

Solo Lucas está conmigo. Toma a Marcos y tráelo contigo; porque me es útil para el ministerio… En mi primera defensa nadie estuvo de mi parte; todos me abandonaron; que esto no les sea tenido en cuenta… El Señor me librará de toda obra mala y me preservará para su reino celestial. A él sea la gloria, por los siglos de los siglos. Amén.

9 - Hebreos 13:20-21

Y el Dios de paz, que en virtud de la sangre del pacto eterno levantó de entre los muertos a nuestro Señor Jesús, el gran Pastor de las ovejas, os perfeccione en todo lo bueno para que hagáis su voluntad, obrando en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

10 - 1 Pedro 4:10-11

Cada cual ponga al servicio de los demás el don que ha recibido, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. Si alguno habla, sea como oráculo de Dios; si alguno sirve, sea como por la fuerza que Dios da; para que en todo Dios sea glorificado por Jesucristo, a quien es la gloria y el dominio por los siglos de los siglos. Amén.

11 - 1 Pedro 5:10-11

Y el Dios de toda gracia, que os llamó a su gloria eterna en Cristo, después que hayáis sufrido un poco de tiempo, él mismo os perfeccionará, os afirmará, os fortalecerá y os pondrá sobre un fundamento inconmovible. A él sea la gloria y el dominio por los siglos de los siglos. Amén.

12 - Judas 20-25

Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe y orando en el Espíritu Santo, conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo, para vida eterna. A los que contienden, reprended; salvad a otros, arrancándolos del fuego; de otros tened compasión con temor, aborreciendo hasta la ropa contaminada por la carne. Y al que os puede guardar sin caída, y presentaros sin mancha ante él, con gran alegría, al único Dios, nuestro Salvador, mediante Jesucristo nuestro Señor, ¡sea gloria, majestad, dominio y autoridad, desde antes de todo siglo, ahora y por todos los siglos! Amén.

13 - Apocalipsis 1. 4-6

Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia y paz a vosotros de parte del que es, y que era, y que viene; y de los siete espíritus que están delante de su trono; y de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos ama, y nos ha lavado de nuestros pecados con su sangre, y ha hecho de nosotros un reino, sacerdotes para su Dios y Padre, a él sea la gloria y el dominio por los siglos de los siglos. Amén.


arrow_upward Arriba